+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REINCIDENTE

Héctor Barberá, condenado a un año sin carnet por alcoholemia

El piloto español de motociclismo ha sido arrestado en otras dos ocasiones por el mismo motivo

 

Héctor Barberá durante unos entrenamientos en Sepang - PERIODICO

EL PERIÓDICO
08/06/2018

El piloto de motociclismo Héctor Barberá ha sido condenado a la privación de derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante un año y a 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad por un delito contra la seguridad vial.

Así figura en la sentencia del juzgado de instrucción número 9 de Valencia, dictada este viernes en la capital valenciana. El piloto fue detenido en la madrugada del jueves en València por agentes de la Policía Local tras haber dado positivo en un control de alcoholemia en la avenida Baleares.

Según los hechos probados, Barberá conducía sobre la una y cuarto de la madrugada del jueves su coche por la calle Menorca de la capital valenciana "de forma descuidada, a gran velocidad y efectuando maniobras de derrapaje y frenado de forma injustificada", motivo por el cual los agentes de policía le dieron el alto.

Al observar que mostraba "síntomas claros de embriaguez", fue sometido a las correspondientes pruebas de alcoholemia, que dieron como resultado 0.69 y 0.67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Antecedentes
El piloto se ha adherido a la petición del fiscal y el juez le ha impuesto una pena de privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante un año y 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad, así como al pago de las costas.

Por otro tipo de delitos, en mayo del 2013 el piloto valenciano fue condenado tras un juicio rápido celebrado en el Juzgado de Violencia de Género de Jerez de la Frontera (Cádiz), a seis meses de prisión, conmutable por trabajos sociales al contar con antecedentes.

Se trató de una denuncia recíproca por violencia doméstica por la que su pareja también fue condenada a cinco meses de prisión, aunque su pena quedó anulada porque no tenía antecedentes.