Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MARGARITA Barbáchano 10/03/2012

Hay quien roba (presuntamente) para crear un entorno familiar e incluso ponen el nombre de sus hijos pequeños en facturas falsas, y hay otros que sobreviven a base de chapuzas para dar de comer a su familia en paro. También lo llaman ahora economía sumergida.

Dicen los avispados políticos que nos gobiernan que hay que acabar con la economía sumergida para salir de la recesión. Cada vez que oigo la frase me parto de risa o me pongo de los nervios. Incluso he visto en los telediarios reportajes pretendidamente docentes en los que se habla de desenmascarar las chapuzas porque hacen "daño" a la maltrecha economía del país. Imágenes como un señor arreglando el grifo del fregadero, un pintor de brocha gorda que ofrece sus servicios de casa en casa, un joven que acepta trabajos a destajo y en negro para poder pagarse el alquiler de su vivienda porque no llega el contrato que ansía y merece. Economía sumergida para sobrevivir. Porque sino existiera este fenómeno social que protagonizan las gentes honradas y sin recursos --que da para ir tirando y mal-- ya se hubieran echado a las calles las hordas de desesperados, quemado bancos, asaltado supermercados, y demás ejemplos de vandalismo urbano que ustedes se puedan imaginar. O sea, que las chapuzas en estos tiempos sirven de colchón de contención de la desesperación. Y, a veces, gracias a esos trabajillos de trueque a la cubana, se mantiene la calma y la resignación. Así que menos hipocresía, y a buscar las trampas donde hay que buscarlas. Chanchullos que relucen más que el sol y que adornan este país con nombres conocidos y avaricias desmesuradas que claman la ira de los dioses.

ES MÁS FÁCIL, y también más deshonesto, apretar la cuerda del que ya tiene la soga al cuello (que son muchos) que investigar paraísos fiscales, empresas ficticias, facturas de ida y vuelta, ingeniería fiscal, engaños a las administraciones públicas, de unos pocos protegidos por esa estela de personas respetables por el simple hecho de ostentar título aristocrático o representación política. Siempre me ha parecido un poco nazi el hecho de que se persiga (fiscal y judicialmente) al ciudadano normal y corriente cuyas cuentas son fácilmente detectables; y que, sin embargo, casos como Urdangarín necesiten años y tenacidad de unos jueces honrados para sacar a la luz la golfería de un señor emparentado con la casa del Rey.

La cosa clama al cielo cuando oyes sus declaraciones a pie de juzgado llenas de soberbia contenida al dictado del abogado de pago. Y cuando lees que la infanta cargó a Noós o a Ainzon un catering japonés de 7.000 euros, las facturas de la luz de su hogar, o el colegio de los niños, es como para volver a estudiar la Revolución Francesa. Por eso cuando me cuenta Manolo, en paro desde hace dos años, que Hacienda le ha sancionado por una facturilla despistada me dan ganas de salir a la calle y gritar ¡"Viva la República"!

Periodista y escritora

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

3 Comentarios
Marcar como inadecuado
03

Por garcía: 20:43. 10.03.2012

Algunas personas, cuando nos referimos a la economía sumergida y al fraude fiscal, pensamos ante todo en los empresarios que ganan mucho más dinero gracias a las mismas. No hay por qué confundir a la gente, diciendo que gracias a la economía sumergida y el fraude fiscal, mucha gente puede comer. Y mucha gente no podría comer si no hubiera economía sumergida y fraude fiscal.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
02

Por Pedro Moncada: 18:14. 10.03.2012

La situación cada día mas se va acercando a una revolución, con pobres cada día mas y mas pobres pobres y ricos cada día menos y mas ricos, y en medio una clase media cada día mas menguante y mas machacada, clase media que sirve de colchón entre la pobre y la rica y que evita revoluciones. Los ricos en su avariciosa ceguera no ven esto y están cometiendo los mismos errores que en el pasado llevaron a muchos de los pertenecientes a sus pudientes y dominantes clases a la guillotina y al paredón. Estamos condenados otra vez a repetir la historia?. Las revoluciones de los siglos XVIII, XIX y XX, ya se ve como acabaron y con quien acabaron, la pregunta es como y cuando será la revolución del Siglo XXI?.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
01

Por Ludovico Pío: 13:01. 10.03.2012

Así mismo lo veo yo.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Las noticias más...
Tienda OnLine
 
Ver más...