Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

JOAQUÍN Carbonell 05/08/2011

Cuando en septiembre del 2008 llegó el Papa Ratzinger a París, se encontró con un presidente conservador, de la derecha europea, como era Nicolas Sarkozi, que le recordó que Francia es un país laico. El Papa llegaba avisado, conocedor de sobras de que Francia, practicante masivo de una religión católica, presume de paso, de ser el país europeo más fervorosamente defensor de la privacidad religiosa. Benedicto XVI abogó por "una nueva reflexión sobre el significado de la laicidad". Sabía dónde estaba y lo que se esperaba de él.

No ocurre lo mismo con España. Aquí se encuentra en terreno abonado, para amenazarnos con el fuego del infierno por nuestros abominables pecados. El Papa ocupará durante unos días todo Madrid, mostrando su bondad y su caridad cristiana. Habrá mucho recogimiento. A su vera, dicen sus defensores, crece el bienestar y el negocio, para paliar lo que el Estado Español abone para su visita. Hay más negocios directos; cuando llegó a la Valencia del fervoroso Camps, unos cuantos amiguitos suyos se llenaron los bolsillos directamente. ¿No es un milagro?

La religión. Un asunto privado, individual, un asunto muy íntimo el de la fe, un hilo directo entre la persona y su dios. Con poca alharaca. Con recogimiento. De puertas adentro. Todo eso me merece el máximo respeto. Lo otro es ingerencia. A eso teme precisamente el gobierno de Esperanza Aguirre, cuando fulmina la presencia de los indignados de las plazas. Habrá lío. Porque esos perroflautas tienen los mismos derechos a mostrar su descreimiento. Y con el mismo ruido.

 


 

Envío de noticia
Lo sentimos

Para enviar noticias por email necesitas estar registrado en El Periódico de Aragón.

Redes sociales
Accede con tu cuenta

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón.

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla.

2 Comentarios
02

Por Carlos V: 17:18. 05.08.2011

Ah, la laicidad. En España los hay creyentes en un Dios y los hay todavía más incautos que son creyentes incondicionales de mentiras de siempre. Los izquierdistas por ejemplo, los votantes del PSOE, por más detalle. Dicen como loritos, la izquierda defiende al obrero y la derecha es el demonio. tienen sus propios papas pero no les hacen falta porque se engañan ellos solos. Crédulos diría yo. Respecto a los del 15M pues como el resto que no respetan la ley, a tomar p... y que busquen curro como los demás que cuando tenían para sus cubatas no se manifestaban.

01

Por amigoplantas: 15:20. 05.08.2011

Efectivamente para algunas personas existe una conexión interna con un sentimiento al que podríamos llamar, si les place, "divinidad". Pero las alharacas montadas en torno al fenómeno religioso también satisfacen, y mucho, a otro grupo de personas

Opinión
EL INDEPENDIENTE

¿De dónde sacar dinero?... De donde hay

Por: José Luis Trasobares

EL APUNTE

Mucho menos de lo esperado

Por: Ángel Giner