Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Periódico de Aragón | Jueves, 18 de diciembre de 2014 - Edición impresa

LA SECCION DORADA

  •  Sástago presenta una muestra antológica de Serge Poliakoff, uno de los principales representantes del expresionismo abstracto


  • JUAN Bolea JUAN Bolea 16/10/2003

    Cada uno de sus cuadros se construía por sí mismo. Serge Poliakoff tomaba como punto de partida lo que él llamaba su sección dorada , así, con ecos de Alistair Crowley, o de esos iconos que él debió ver de niño, cuando su madre lo llevaba a las catedrales para fertilizar su fe.

    Antes de la Revolución bolchevique, los Poliakoff eran una adinerada familia de Moscú. Criadores de caballos, abastecían de ejemplares a los regimientos del zar. Vera, la hermana de Serge, poseía un salón donde se daban cita los pintores y escritores de la época. Pero la lucha fraticida los arrojó, como le sucedería a Nabokov y a tantos compatriotas suyos de la vieja aristocracia, al exilio. De la noche a la mañana, Serge se encuentra en Constantinopla, donde, acompañado por su tía Nastia, cantante de fama, organiza un cuarteto. El tocará la guitarra, su segunda pasión, tras la pintura. Belgrado, Viena, Colonia y los cabarés berlineses ven actuar a los rusos blancos venidos a menos, pero será París, la Ciudad Luz, la que acoja definitivamente a los Poliakoff, y convierta a Serge en pintor.

    "Cuando un cuadro calla, quiere decir que ha salido bien. Algunos de mis cuadros empiezan en el tumulto. Son explosivos. Pero no me doy por contento hasta que se tornan silenciosos. Una forma debe escucharse, no verse". Poliakoff escribe esta frase en su estudio parisino, donde su hijo Alexis ha comenzado a ayudarle en la elaboración de sus mixturas, tierras, tizas, carbones, aquellos elementos poco convencionales que su padre utiliza para colorear sus lienzos. No le gusta el barniz, su alegre brillo, su rápida evaporación. Además, en una visita al Museo Británico, en un despiste del vigilante, se ha dedicado a rascar sarcófagos con la uña, comprobando las sucesivas superposiciones de color que requerían las técnicas antiguas. De manera que trabaja a su modo, fabricando sus propias texturas, que guarda en frascos de mermelada.

    Ha hecho figuración, y muy buena, y pintado unos nocturnos de París dignos de Degas, pero la influencia de Kandinsky y Delaunay lo atrapan, ya para siempre, para el expresionismo abstracto. Por esas formas misteriosas construidas a partir de su sección dorada pasará a la historia.

    Si ustedes quieren saber algo más sobre este magnífico y descomunal artista, lo mejor que pueden hacer es darse una vuelta por el Palacio de Sástago, donde, por primera vez en España, se expone una muestra antológica de su recorrido pictórico.

    Se trata, realmente, de una soberbia exposición. Los cuadros, tal como aconsejaba el propio creador, desaparecido en 1960, se admiran bajo una luz tenue, que tiende a difuminar los colores. El efecto de silencio, casi religioso, de calma y, al mismo tiempo, gracias a la ondulación de las líneas verticales y a la práctica inexistencia de horizontalidad, extrañamente vivos, como diseñados en la ilusión del movimiento, resulta mágico, tranquilizador, gratificante.

    Merced a esta muestra, Sástago avanza un paso más, como se ha propuesto su responsable cultural, Cristina Palacín, en una referencia obligada de las vanguardias históricas.

    *Escritor y periodista

    Envio de noticia

    Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

    Escribir comentario
    Formulario de acceso de usuarios

    Recordarme en este equipo

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

    NORMAS DE PARTICIPACIÓN

    La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

    No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

    Usar cuenta de usuario

    Acepto la cláusula de privacidad

    CLÁUSULA PRIVACIDAD

    Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

    El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

    Los campos marcados con (*) son obligatorios.

    Las noticias más...
    Tienda OnLine
     
    Ver más...