+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Una cosa de locos

Mala gestión

 

Fran Osambela Fran Osambela
14/01/2018

Como ya es sabido, el Prestige se accidentó el jueves 13 de noviembre del 2002. Mientras el barco se hundía ese fin de semana, el ministro de Fomento entonces, Francisco Álvarez Cascos, estaba de cacería, al igual que el presidente de la Xunta, Manuel Fraga; y los responsables de los ministerios de Medio Ambiente (Jaume Matas), Interior (Ángel Acebes) y Sanidad (Ana Pastor) giraban visita al Parque de Doñana. Eso sí, la patética imagen ofrecida por el Gobierno de Aznar ante la mayor catástrofe medioambiental ocurrida en España la centralizó quien en ese momento era el portavoz gubernamental, Mariano Rajoy, que describió el vertido como «pequeños hilillos solidificados con aspecto de plastilina».

Sin detenernos demasiado en el sanguinario episodio del 11-M del 2004, pero dejando claro que también ahí Aznar y lo suyos perdieron la vergüenza y la dignidad, con un manejo de la mentira que aún hoy causa sonrojo y rabia, podemos pasar directamente a otro ejemplo (que además queda en familia) de mala gestión política de una crisis: Ana Botella se marchó a un spa de lujo en Portugal en pleno drama por las muertes del Madrid Arena. Concretamente, viajó a las pocas horas de la tragedia y volvió a Madrid al día siguiente para dar una rueda de prensa y tomarse un relaxing cup. Después retornó a su lujoso lugar de descanso. Pobre. ¡Cuánto estrés en la alcaldía!.

Esta semana, con el ridículo del sábado del ministro Zoido en el fútbol y del jefe de Tráfico en su casa de Sevilla, hemos asistido a un nuevo caso que no ha hecho sino activar la desesperanza que provoca en la población ya no la comisión de errores, sino la forma de digerirlos. Especialmente dolorosa es la argumentación de Gregorio Serrano, encantado de conocerse por ser capaz de manejar por control remoto la DGT en un momento tan especialmente delicado como tener a miles de personas atrapadas en una ratonera de nieve.

Quién iba a decir que sería el propio Ejecutivo del PP el que cargara de razones al huido Puigdemont, presumiendo de que con un poquito de internet, un plasma y un móvil (en su defecto un walkie talkie y si no un tam-tam) se puede llevar cualquier timón. Son las ventajas de la era digital en la política española, más allá, claro, de la directriz que parece marcar el paso de un interminable listado de gestores públicos que dejan mucho que desear: «Cuanto peor mejor para todos y... cuanto peor para todos mejor». H *Periodista

   
1 Comentario
01

Por Don Pantuflo 18:33 - 14.01.2018

Hoy que tiene fiesta el malvado periodista (supongo que se habrá ido a otro desierto, aunque solo sea el de Los Monegros), nos viene a dar la tabarra este otro señor. Que cruz la que tenemos que sufrir! . A ver, caballero, ¿qué tiene usted en contra de que los altos responsables de nuestra seguridad controlen trágicos sucesos a través de la alta y sofisticada tecnología de que disponen en su móvil?. ¿Es que no se puede ordenar que se lleven un barco lo más lejos posible de la costa, mientras se dispara sobre un venado?. ¿Acaso no se puede ordenar al jefe de la policía local que diga que todo estaba absolutamente correcto mientras una se remoja las posaderas con agua burbujeante?. ¿No es posible culpar a los conductores de todo lo que les pase por entrar en una autopista de peaje sin estar provistos de los útiles necesarios para atravesar la tundra de Laponia es culpa suya, mientras se sufre en directo la derrota del propio equipo a manos del eterno rival?. Claro que es posible todo eso y muchas cosas más, excepto, por supuesto, el ser presidente de la Generalitat en el exilio. Ven, ven, que no te haremos nada, que somos muy demócratas, ven, ven.