+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Oriol Junqueras, el nuevo alumbrado

 

Juan Bolea Juan Bolea
10/01/2018

Uno de los elementos sobrenaturales del procès habría que buscarlo en la devoción religiosa de Oriol Junqueras, cuyas constantes referencias y prédicas a Dios han trufado el conflicto con una extraña especie religiosa, a modo de anacrónico profeta y anacrónica cruzada.

Ya dio gracias al Señor su siervo Oriol nada más declararse la República catalana. Habló entonces Puigdemont, el apóstol huido, para proclamar la apostasía de la secesión y proclamarse de hecho presidente de esas cuatro provincias que acababan de desgajar de España, con sus riquezas y aeropuertos, sus rentas y terminales portuarias, sus aduanas y edificios públicos, pero el Puigdi no habló del Altísimo y por eso tuvo que ser Junqueras, su humilde servidor, quien lo honrase desde las escaleras del Parlament y le diera gracias por haberles salvado del malvado Rajoy y de la todavía más bruja y tiránica Soraya.

Las alturas no debieron escucharle, pues poco después el bisbe de Esquerra entraba en prisión, acusado de comportamientos poco edificantes, desvío de caudales públicos, prevaricación, incitación a la violencia, a la traición, pero no por ello se resquebrajó su fe y siguió orando en esa extraña letanía suya donde los salmos se convierten en tuits y las parábolas en crípticas sentencias necesitadas de exégesis. Pocos le entendían. Ni siquiera sus votantes. Junqueras iba a ganar las elecciones de cabeza, con la ayuda de Dios, pero no fue así. Quedó tercero, por detrás de Inés Arrimadas y de su ahora enemigo íntimo, el fugado Puigdemont, asesorado, más que por la divinidad, por abogados de a mil euros la hora.

Derrotado contra pronóstico en las elecciones, seguramente en la soledad de su celda Junqueras interpelaría al de arriba, por qué, oh padre de los catalanes libres, he sido abandonado, por qué permites mi cautiverio, el suplicio, que el puño de Roma nos aplaste..., ¿acaso nuestro reino no es de este mundo?

Y así sigue el tan religioso y peculiar Junqueras, el iluminado, el alumbrado, en ese mudo monólogo suyo, tratando de presentarse ante la opinión, ante sus fieles, como un mesías cautivo, como un rehén, una víctima. Dándoselas de ejemplar cristiano, después de haber permitido que sus compañeros de gobierno corrompiesen su sociedad hasta extremos repugnantes. De solidario, cuando ha sido un dictador. Tal vez por eso el buen Dios pasa de él.

   
5 Comentarios
05

Por Esloquehay 19:41 - 10.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pobre Junqueras. Cuando te quejabas de que los convergentes no querían de verdad la independencia, llegan los muy lelos y para salvar los muebles designan a Puchy, más iluminado aún que Junky. Cuando se comienzan a decir estupideces, y en la estupidez reside el mérito, siempre hay alguien que te supera y recoge la siembra. Cuando Puchy sea digerido por el cada vez más vertiginoso tiempo en que vivimos (y no hay mal que cien años dure), me pregunto qué tipo de dirigente doblará la apuesta para los avanzados y preparados indepes. Y cuál acabará sustituyendo a Junky para obviar su "gestión" económica. En fin. Como el desgaste del agua y el tiempo en la roca, en política la sobreexposición prolongada destruye todo a su paso. Veremos si el suelo electoral del independentismo es tan fuerte como parece. También lo parecía el de Podemos, o la megarrevolución del 15 M que transformaría nuestras mentes y cuerpos... Y ya ven.

04

Por Raimon 17:29 - 10.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si ya se, don Minervo la b en devenir chirria una miaja, lo sé, pero en un Pais donde casi todo "chirria" ¿Que es una faltita de orto, en el indispensable " orto"?

03

Por Raimon 17:08 - 10.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, perfectamente claro y preciso tu analisis de la situación y el debenir catalan, respecto a la total falta de escrupulos morales de la mayor parte de quien se dedica a la politica, es el resultado de estos genes heredados de tantas invasiones, de huestes depredadoras, violadores sexuales, sanguinarios espadones, ladrones de todo lo que tenga algun valor, lo que es una pequeña inclinación al hurto en la mayoria, es una necesidad en los politicos y la politica, aqui y en barcelona que no es bona si la bolsa no sona,....eh Don Minervino.

02

Por Don Minervo 12:23 - 10.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues a mi me preocupa muchos más las declaraciones de Rato, su actitud, su chulería. sus ganas de hablar que el señor Junqueras que tiene todo el derecho del mundo en no sentirse español. Estaba claro que el España nos roba era mentira, los que robaban eran los que decían esto, pero en España sucede lo mismo, los que más agitan la bandera son los que nos roban y esto si que es preocupante y no el encarcelado Junqueras.

01

Por Don Minervo 9:07 - 10.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Infame artículo de nuevo. Debería tener el señor articulista, intelectual donde los haya, bastante más respeto hacia los que no son de su parroquia. Hay centenares de super católicos de los que el articulista no ha hablado nunca que han pecado contra el séptimo mandamiento (por citar solo uno) en repetidas ocasiones, pero estos agitan la misma bandera que el señor articulista. Para esto sirve tanta intelectualidad.