+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Peligros de división y disolución para la vieja Europa

 

Juan Bolea Juan Bolea
11/09/2017

De unos pocos años a esta parte esa oronda, orgullosa Europa que hemos conocido y a la que pertenecemos ha visto desdibujarse su pleno perfil con las sombras del terrorismo, nacionalismos y partidos extremistas. Una cierta inseguridad se ha apoderado de ciudadanos, de ciudades, incluso de amplios territorios que viven inquietos frente a invisibles enemigos dispuestos a perturbar su bienestar.

En ese clima, la proyección del futuro de la Unión no es tanto ya sólida y arcádica como variable y mudable, admitiéndose en sus futuribles hipótesis de disolución, división o invasión inimaginables hasta hace bien poco... ¿Pero quién iba a pronosticar el brexit?

¿Quién podría imaginar que Suecia no existiese como tal en 2032, habiendo quedado reducida a diversos Protectorados, sujetos a diversas leyes y en diferentes grados de relación con la Unión de la Amistad, el ente que habría venido a sustituir a la Comunidad Europea?

Asa Avdic, joven y brillante escritora sueca con experiencia en la radio y televisión pública de su país, ha escrito una distopía novelesca, La isla, en la que las próximas generaciones de suecos obedecen a criterios morales y productivos muy distintos a los vigentes hoy.

Un grupo aleatorio de ellos protagonizará un experimento diseñado para evaluar su resistencia y recursos frente a una situación límite, en las que sus vidas estarán en juego. Para ello, serán trasladados y aislados en una isla del mar Báltico donde el paisaje lluvioso, grisáceo, lúgubre, el océano helado y hostil y el mínimo paisaje humano, barracones, sótanos, un embarcadero, configurarán una atmósfera opresiva y trágica. Esos técnicos, militares, intelectuales que componen el grupo de experimentación deberán relacionarse entre sí, estableciendo, desde las bases de la desconfianza y mutuas sospechas, unas mínimas relaciones de convivencia...

Novela distópica, en línea orwelliana, pero también metafórica de esa Europa que se nos va desdidujando como un paisaje lluvioso tras los cristales, La isla de Asa Avdic es una lectura perturbadora.

Ojalá la vieja señora, esa Europa nuestra, democrática, integradora, científica, solidaria, sea capaz de rejuvenecer y renovar sus poblaciones y recursos y salir airosa de las estresantes pruebas a que la está sometiendo el fanatismo y la violencia.

Nos jugamos mucho.

   
7 Comentarios
07

Por Don Minervo 18:26 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Afirmar que Europa se está desdibujando y que hay peligro de división y disolución por causa del terrorismo, nacionalismo y partidos extremistas me parece una verdadera exageración. Acaso cuando existía eta o el ira esto no sucedía o con lo que pasó en los Balcanes o en Crimea no cuenta, cuantos brexit ha habido ?. Sin embargo el señor Bolea de la Unión Europea que se ha convertido en una máquina de hacer negocios y crear desigualdades no dice nada. Solo es importante lo que tiene que ver con agitar banderas y de paso y para aderezar su artículo nos cita una escritora y su libro que estoy seguro que ninguno de nosotros ha leído

06

Por José S.1 17:03 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es la palabra de moda. Cuando PODEMOS se presentó en el panorama político español, emergió. Y emergió PODEMOS y emergía todo parejo. Ahora ya no se emerge tanto, menos mal. Ahora, naturalmente, se surge o se aparece y hasta se irrumpe. Entre tanto, en España solo hay eventos y párate de contar, que se suele decir. Nada de 'acontecimientos', 'hechos', 'sucesos', 'sesiones', 'inauguraciones', 'funciones', 'acontecimientos', 'actos', 'encuentros, 'actividades', 'espectáculos', 'representaciones', 'cócteles', 'celebraciones', 'galas', 'fiestas' o incluso el horripilante ¿'perfomances'? en vez de 'espectáculos' o 'representaciones', por un decir.

05

Por José S.1 17:02 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hay quien escribe cuatro líneas y usa el 'evento' dichoso cuatro veces como cuatro soles. No es de extrañar que los más jóvenes tengan un vocabulario tan reducido, en fin. La última incorporación del inglés --la palabra de moda a la que me refería arriba--, cómo no, es 'distópico-a' la cual, de momento, no aparece en el diccionario de la RAE, pero sí que tenemos 'distopía'. El adjetivo inglés propiamente dicho es 'dystopian' cuya definición, la relevante al hablante español de acuerdo al uso habitual actual es, en inglés: «(adj.) 1. as bad as can be; characterized by human misery; “AIDS is one of the dystopian harbingers of the global villages”- Susan Sontag». [«Adjetivo. Tan malo como se pueda ser. Caracterizado por la desgracia/tristeza/pena/miseria; “el SIDA es uno/una de los/las **indeseables**/**terribles** indicadores/señales de las poblaciones mundiales” - Susan Sontag». La «Novela distópica...» de la joven escritora sueca, Asa Avdic, de título «La isla» que hoy nos acerca el señor Bolea bien podría ser la «Novela de un mundo terrible e indeseable...», o sea, lo contrario de 'utópico', para muchos un mundo, simplemente, real. Este pequeño apunte aparte, a muchos no nos extrañó el resultado del plebiscito británico sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea del 23 de junio de 2016, cómo pasa el tiempo. Los referendos pueden dar cualquier resultado y los electores no tienen el por qué votar por una u otra opción basándose en un análisis meramente intelectual, muy al contrario. En la consulta británica, por ejemplo, hubo electores de más de ciertas edades que votaron a favor de la marcha porque simplemente querían que Gran Bretaña volviera a ser «the way it was» [«como era antes»].

04

Por José S.1 16:59 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Claro está que cada persona que se expresaba así tenía un concepto diferente del país que fue «antes»: ¿como después de la Segunda Guerra Mundial, de la década de 1960?, ¿de antes de que se construyera la primera mezquita cerca de la casa de uno quizá?, ¿cómo exactamente? Y eso, ¿qué tiene que ver con la Unión Europea del primer decenio del siglo XXI? Bueno, algunos británicos aún hablan del Common Market [Mercado Común] al que se adhirió su país en 1973 durante el Gobierno del primer ministro conservador Edward Heath. Luego, la clase política británica conservadora o no, ha estado muy dividida sobre la UE ya antes de adherirse a esta organización y así siguen. Lo que subyace debajo de estas divisiones pienso que se puede resumir entre el nacionalismo conservador y el más o menos anticapitalismo de la izquierda liberal. En medio de todo ello, las imágenes de televisión y esas oleadas de refugiados que la persona de a pie confundió, confunde, con otros ciudadanos de la Unión quienes, como muchos británicos, no andan buscando refugio político huyendo de las guerras o la hambruna, sino que desean un cambio de vida a mejor. Los medios de difusión ora en manos de dueños extranjeros, ora de británicos que no pagan impuestos en su país, hicieron el resto durante los últimos veinte años afeando todo de la UE. Además, opino que asistidos por una idiosincrática mentalidad de algo de superioridad sobre el resto de los europeos dentro y fuera de la Unión. Pues nuestros amigos británicos han concluido que más allá de su tierra no sabemos hacer otra cosa que no sea guerrear entre nosotros. No, a un servidor no le sorprendió el resultado de un plebiscito --por cierto, solo fue meramente consultivo-- que el fatídico David Cameron únicamente ofreció porque creía que no tendría que cumplir su promesa y, de tener que cumplirla, el muy pedante creyó que ganaría la permanencia.

03

Por José S.1 16:55 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Encima, lo que pensaba el pueblo británico le daba igual. La cosa iba de unir a un partido conservador superdividido por la cuestión de la Unión Europea y le salió el tiro por la culata, menudo chandrío. De otro lado, pienso que tanto el señor Juan Bolea como muchos de sus compañeros de oficio soslayan la razón o razones fundamentales por las que en la «... orgullosa Europa... "..." las sombras del terrorismo, nacionalismos y partidos extremistas» están en auge --dicho sea de paso, para regocijo de los políticos profesionales que no dan ni una, o no quieren. Un pequeño resumen, en mi falibilísimo punto de vista: la disciplina familiar de antaño no existe con personas jóvenes que se comportan socialmente peor cada vez y donde se pasan la autoridad de los padres --cuando hay dos progenitores, claro-- por la entrepierna; ¿qué aprenden en la escuela?, a hablar correctamente no, solo hay que escuchar algunas de las inentendibles u obscenas conversaciones en el transporte público. Después tenemos un sistema educativo que produce miles de parados con títulos de todas clases que ¿sirven para qué exactamente?, así los albañiles tienen que venir de Rumanía...; ya perdonarán, la permisividad con las nocivas drogas ilegales que no se erradican sino que se toleran y promocionan mientras nos gastamos el poco dinero que hay en programas de desintoxicación y demás. El señor Bolea nos llama la atención, correctamente, sobre «... el fanatismo y la violencia» que cunden por el Viejo Continente. Las cusas de que esto sea así por lo visto no las quiere reconocer nadie. Ni los medios ni los políticos de carrera, lo que resulta en el verdadero problema. Y, sobre todo, en un gran enigma. Muchas gracias por un muy sugerente artículo. Un saludo.

02

Por Don Minervo 11:11 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Europa siempre ha sido fanática y violenta, la Europa más tranquila es precisamente la de estas últimas décadas, la de la unión europea, ahora convertida en un bussines permanente. La historia de Europa está plagada de nacionalismos, secesiones, guerras, conquistas, luchas de poder y mucha violencia. A pesar de los tiempos que nos toca vivir no cambio a esta europa por ninguna de las anteriores.

01

Por Raimon 11:03 - 11.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, los enemigos de occidente y mas concretamente de Europa, nos quieren divididos para poder vencernos en su anhelo de invadirla y recuperar el preciado Andalus.Salud periodista