+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Independiente

Política demasiado previsible

 

El otro día, en vísperas del debate sobre el estado de Zaragoza, los cronistas municipales de la Inmortal Ciudad hicieron una porra para ver quién acertaba los argumentos de los respectivos discursos que habían de soltar ante el Pleno el alcalde y los portavoces de los grupos. Por supuesto lo clavarón. ¿Por qué? Pues porque la política aragonesa se ha vuelto muy previsible, demasiado previsible. Y eso que el ayuntamiento cesaraugustano parece a punto de salirse, aunque sea parcialmente, de su habitual inercia. Que ya veremos.

Hay que dar por hecho que PP y PSOE van a reproducir una y mil veces la misma discusión, cuyos términos permanecen inalterables desde hace decenios y que ambos partidos alternan en función de cuál de ellos es gobierno u oposición en Aragón, y de quién manda aquí y quién en el Ejecutivo central. De esta forma las dos formaciones más importantes (aunque ya no fundamentales) se cruzan acusaciones respecto de los pantanos, los regadíos, las infraestructuras, los desdoblamientos, el Canfranc y todo eso. La cansina cantinela ha llenado las páginas de información política tantas veces que informadores, comentaristas y editorialistas nos la sabemos de memoria. Y ahora, para acabarla de arreglar, el tema de Los Bienes se ha encanallado aún más porque siendo el ministro-conseller de Cultura su actual responsable máximo, Lambán, el presidente aragonés, puede cargar sobre él cualquier retraso en la vuelta de las piezas más allá del próximo lunes. Ya lo ha venido haciendo, comparando al bueno de Méndez de Vigo con el malvadísimo Puigdemont. Eso, claro, después de que el PP tierranoblense advirtiese a los socialistas que dejaran de enredar con este tema y dejasen trabajar a los que saben hacer las cosas... o sea, a la bendita derecha.

A este tipo de situaciones las llamamos bucle o Día de la Marmota. Pero en realidad solo son fruto de una devaluación de la política tan obvia y tan triste que únicamente puede motivar a quienes hacen de la ideología y sus argumentarios artículos de fe. Y aun así...

   
2 Comentarios
02

Por José S.1 17:33 - 08.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estoy de acuerdo con el señor José Luis Trasobares en su referencia a los conservadores españoles, aragoneses o no, quienes tienden a pensar que son los únicos «... que saben hacer las cosas...». Por supuesto, y sin que sirva de consuelo alguno, la derecha política en el mundo occidental se lleva poco en este aspecto --ninguna mención aquí al régimen anterior, menos mal. Pro negocios y pro crear un régimen fiscal que favorece a los ricos, y cuanto más ricos son mayores son las ventajas. A ver, ¿quién, por ejemplo, de entre las familias billonarias de nuestro país, trabajaría con ganas e «ilusión» --por cierto, esta acomodaticia palabra, 'ilusión', la utilizan habitualmente los políticos profesionales de uno u otro signo [ni que decir tiene algunos comentaristas en los foros de opinión de medios de difusión varios] para dar a entender que sus propuestas son incontrovertidas, ¡ja!; un día de estos habría que hacer un aaamplio repaso del engañoso lenguaje de moda en el mundo de la política, incluido el empleado por parte de la izquierda hispana en su vergonzosísimo apoyo al movimiento separatista catalán-- con contratos de trabajo inestable que ofrecen sueldos tan irrisorios como vergonzosos? En este mismo punto, el señor Trasobares nos alerta muy oportunamente de un-demasiado-tentador doble subidón ideológico de él mismo y del señor Francisco Javier Lambán cuando asemejan, los dos, «... al bueno de Méndez de Vigo con el malvadísimo Puigdemont». Qué manía. Del nefasto ex-presidente de Cataluña sabemos que, entre otros graves desbarajustes, se pasó la Carta Magna española por allá y algo de perverso en ello sí que hay ¿o no? Dicho lo cual, malvado-malvado hasta que no lo condene un tribunal de justicia no es nadie. Ni tampoco se es «bueno», o sea, malo, porque sí, sin un análisis acorde. Buenos y malos, malvados y benditos en un confuso doble lenguaje, sobra. Un saludo.

01

Por Raimon 12:20 - 08.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Pepe Lui,¿Es administrar la forma en la que nuestros municipes, han llevado el tema del 010? el picaro entuerto lo vamos a pagar los ciudadanos,ya se pueden poner una medallica,ya, salú periodista.