Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Predemocracia

FRAN Osambela
21/10/2012

 

Una buena (infame) táctica de contención en esta posdemocracia en la que nos movemos es provocar que la acusación de culpabilidad vuelva por donde ha venido. Se trata de endosarnos una ración doble: no solo el mundo en el que creíamos vivir se empobrece, se vacía, sino que además es así por nuestra culpa. Nos machacan (el penúltimo, Octavio López) con el socorrido mensaje de que la crisis se debe a la obcecación en vivir por encima de nuestras posibilidades. Por lo visto no hay otra alternativa que pagar ¿nuestras? deudas, dejarnos de cuestiones de segundo orden como las batallas ideológicas y admitir como inevitable lo que llaman "la realidad".

Pero hay más. Empieza a ser recurrente que los políticos critiquen también la pasividad ciudadana, pero solo, claro, cuando ya no ejercen. Por ejemplo, Jesús López Medel declaró a este diario que la mentira y la falsedad en el ejercicio de la política no es penalizada por los ciudadanos y, por lo tanto, somos cómplices en cuanto es implícitamente admitida. En fin, más cucharadas del mentiroso tenemos lo que nos merecemos.

Otros prefieren buscar causas y no chivos. Ralf Dahrendorf, profundo conocedor desde dentro de la construcción europea, advierte en sus escritos de que la crisis de la democracia tiene que ver con la crisis de los estados-nación y la dificultad de encajar algunas instituciones en un contexto no solo más amplio, sino también diferente. Según el prestigioso politólogo, la democracia "no constituyó la primera preocupación" de aquellos que proyectaron y levantaron el nuevo edificio. Quizá por ello ahora caminamos hacia un terreno compartido que él definía como "democracias sin demócratas".

Un paso más allá, y en lo emocional, Colin Crouch, acuñador del término posdemocracia, explica que el desencanto y la desafección son producto de la manipulación de una democracia liberal que se abstiene de interferir en la economía, potencia el poder de las élites y relega al pueblo a un papel pasivo y marginal. Un pueblo al que, para colmo, se le echa la culpa, lo que constituye la mejor prueba de que la posdemocracia, lejos de ser una superación, es un retroceso. Una predemocracia. Periodista

6 Comentarios
06

Por Preguntica 18:41 - 21.10.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Wstaremos en esta situacion por haber gastado nlos gestores (politicos)mas de lo que seingresaba en obras inutiles y costosisimas como aeropuerts,etc,mantener tantas autonomias y politicoas de las mismas y el bancp de España por no haber controlado lo que se daba en hipotecas y prestamos.Cambio de Leyes y los que la hacen que no se bayan de rositas.

05

Por Isadora duncan 13:24 - 21.10.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Actualmente el vivir decentemente se ha convertido en articulo de lujo Cuanto dinero han malgastado nuestros dirigentes con nuestros impuestos No se les cae la cara de verguenza poque no la tienen ni carisma ni dignidad ni verguenza

04

Por Oberyn 12:35 - 21.10.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ya va siendo horas de desmontar el discurso falaz del "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", del "con la que esta cayendo", etc., y que denunciemos y combatamos todo lo que implica limitar el ejercicio de derechos individuales y colectivos

03

Por masquehartico 12:01 - 21.10.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo he visto al heredero de la Jefatura del Estado en las fotos de la boda de no sé quién. Si en lugar de destrozar la riada la escuela de Sádaba hubiese caído la tapia de un cuartel, el nene y su padre, de uniforme, habrían estado poniendo medallas en el sitio en cuestión. Así es la vida, así es la democracia.

02

Por Carlos V 11:19 - 21.10.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No tenemos las culpas de todo, por supuesto, pero sí tenemos nuestras culpas. Yo he visto familias de derechas e izquierdas ir a grandes superficies por moda o esnobismo haciendo desaparecer el pequeño comercio de los barrios, yo he visto adolescentes de los que se manifiestan ahora por un comercio sostenible cambiarse de móvil cada pocos meses sin tener en cuenta el reciclaje, he visto autónomos comprarse coches de lujo con el IVA a cargo del ciudadano sacando pecho y diciendo que el que no se haga rico es tonto o poco ambicioso, esos que ahora deberían demostrar lo emprendedores que son en vez de llorar sus pecados y deudas propias. He visto a gente decir: "cuantas cosas hacen estos, no como los otros" sin tener en cuenta el despilfarro, la inutilidad o lo inapropiado de un lujoso casino de pueblo o polideportivo rural. He visto a gente manifestarse con odio pidiendo papeles para todos y tachandonos de racistas a quienes advertiamos de lo coyuntural de la economía y ahora hay más paro que en Europa. Aquí hay muchas culpas, lo malo es que solo las pagamos los de siempre.

01

Por Asco de políricos y amigotes del dinero 9:43 - 21.10.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues si, somos la ciudadanía los que tenemos la culpa de todo, políticos, políticos corruptos, banqueros, especuladores, empresas multinacionales, jerifaltes del ladrillo y demás listos no tienen la culpa de nada, que mejor que culpar al que vas a joder para que acepten su castigo sin protestar como la mayoría silenciosa.

Opinión
El Independiente

Como si ignorásemos lo que hay

Por: José Luis Trasobares

El artículo del día

Vigencia de Maquiavelo

Por: Javier Martín

Al margen

El problema son los niños

Por: Marian Rebolledo

Sala de máquinas

Beamonte, otra fórmula para el PP-Aragón

Por: Juan Bolea