Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA OPINIÓN DE MANUEL GONZÁLEZ LABRADA

La reforma laboral, una bomba

El Real Decreto-Ley ha dejado a lo largo de su articulado un reguero de submunición de distinta intensidad

MANUEL González Labrada, Profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Zaragoza 28/02/2012

La reforma laboral trufa varios debates con significativa intensidad. Hay un extendido debate social que se manifiesta en los medios de comunicación y en la propia calle, alcanza a los ámbitos más técnicos protagonizados por los distintos especialistas y operadores jurídicos, incluido el académico. Sorprende que una reforma "justa, buena y necesaria", como ha calificado el presidente del Gobierno, haya causado tanto disenso entre los protagonistas de las relaciones laborales, gran parte de los partidos políticos del arco parlamentario y sea aplaudida por determinadas instituciones internacionales que postulan la flexibilidad laboral y la defensa de los mercados.

En un primer momento se ha destacado la reducción de la indemnización por despido y la desaparición de la intervención administrativa en los expedientes de regulación de empleo. Con ser aspectos importantes de la reforma, cada día que se van desentrañando aspectos mucho más profundos y cualitativos en torno a la denominada flexibilidad interna y a la negociación colectiva que provocan escalofríos y un vuelco en la gestión de los recursos humanos en las empresas, sin la disimulada satisfacción de algunos representantes de la clase dirigente empresarial que, no obstante, manifiestan una cierta preocupación porque se pueda no ya revertir sino relajar la reforma laboral en el trámite parlamentario.

Estamos en presencia de una reforma justa, pero que, sorprendentemente, no persigue la justicia social que ha caracterizado el mundo del trabajo y nos devuelve a una relaciones laborales desequilibradas que reabren las costuras de una nueva cuestión social en plena postmodernidad. Se produce una clara asimetría que golpea los dos elementos claves del equilibrio de las relaciones laborales: el refuerzo de los derechos de los trabajadores mediante la regulación legal y el poder colectivo reequilibrador de las singulares posiciones empresarial y sindical en el escenario de intercambio entre capital y trabajo. En términos de poder, la reforma viene a reafirmar la autoridad empresarial y permite imponer sus decisiones con la quiebra de voluntades de trabajadores y venciendo resistencias de sindicatos, ello, bajo el revestimiento del manto legitimador que le atribuye la flexibilidad laboral que, casualidad, le permite al empresario modificar, reducir, suspender o extinguir la relación laboral de forma unilateral sin más límite que unas causas descafeinadas de difícil control judicial y cumpliendo un mero trámite de consultas. Causas que, sin embargo, exigen necesariamente el concurso de la representación de los trabajadores para lograr una modificación del convenio y, por consiguiente, el descuelgue de las condiciones de trabajo. De esta forma, se puede ver amenazada la negociación colectiva y la posición de los trabajadores y generar procesos de deslegitimación contra los representantes de los trabajadores cuando ante una negativa a modificar el convenio el empresario opte o amenace con una medida de suspensión del contrato o de reducción de la jornada o, in extremis, la extinción de contratos. Situación de poder que, en el caso de las modificaciones unilaterales de condiciones de trabajo, ya están conduciendo a una reducción de condiciones más beneficiosas y que afectan, entre otras, a drásticas rebajas salariales.

La reforma es buena para el empleo, pero la bondad no está en la propia modificación legal, hay que buscarla en la reactivación económica y el propio Gobierno se cura en salud cuando admite que la reforma no creará empleo a corto plazo, puesto que las expectativas de crecimiento son pesimistas. Ninguna de las muchas reformas que ha soportado el Estatuto de los Trabajadores desde 1980 ha surtido efectos por sí mismas y de forma inmediata. Basta recordar que la primera gran reforma laboral de calado (1994) se adoptó con una tasa de paro del 24,1% y tuvieron que pasar algo más de seis años para que se redujera a la mitad. La reforma de 2012 no tiene paragón con la de 1994 --que no contentó a nadie--, puede tener efectos inmediatos y es buena, pero sólo para algunas empresas y para algunos sectores, como la banca y el sector público, porque posibilitará una restructuración de empleo y unos ajustes más rápidos y baratos y, para todas la empresas, en una reducción de los costes laborales unitarios vía flexibilidad como factor de competitividad y su menor aportación de las rentas salariales al PIB.

El Real Decreto-Ley es como una bomba de racimo, que ha dejado a lo largo de su articulado un reguero de submunición de distinta intensidad que han alcanzado sus objetivos en diferentes ámbitos de la regulación laboral. De ahí, que sea necesaria para quienes consideran la legislación laboral y la flexiseguridad como una variable de ajuste de las políticas económicas. El derecho del trabajo se aleja, así, de su finalidad liberadora y promueve el trabajo mercancía cosificando a las personas.

 

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

13 Comentarios
Marcar como inadecuado
13

Por altoaragonesa: 19:55. 28.02.2012

El salario tiene que estar relacionado con la productividad, ya vale de agarrarse al carro de café para todos.El puesto que se tiene hay que cuidarlo como el matrimonio.El empresario no despide al buen trabajador.De todas formas podéis agradecer a l psoe toda la herencia que nos ha dejado al pueblo porque ellos no creo que se hayan ido de vacio.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
12

Por Currito: 16:51. 28.02.2012

Yo no sé qué pretenden exactamente con esta reforma laboral. POr un lado si pretenden incrementar la productividad lo llevan claro. Pongamos esta situación. Yo le digo a un obrero que va a cobrar menos y estar en peores condiciones y que encima le subo los impuestos, pero que tiene que ser más productivo ¿Qué le ofrezco a cambio? ¿Mucho amor? Hay que tener en cuenta que España es el país de los calientasillas, de pasar un montón de horas en el curro en horarios demenciales con unos jefes puestos a dedo que no se fijan en un trabajo bien organizado sino en el beneficio rápido y cuanto más mejor. Ya vale de echar toda la carga en las espaldas de unos trabajadores que llevamos años de pérdidas de poder adquisitivo, que creo que es lo que propone esta reforma, cargar el peso de todo en nuestras sufridas espaldas.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
11

Por A los jóvenes sin enchufe nos d aigual, hace mucho que nos jodieron.: 15:34. 28.02.2012

Desde que en España Felipe nos trajo las ETT y las múltiples formas de contrato temporal, en España no hay a penas contratos dignos. Los trabajadores temporales jamás han cobrado 40, ni 28 ni 15 días por año al despido, esto solo afecta a gente con mucha antiguedad.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
10

Por Erguido: 14:58. 28.02.2012

La letra pequeña de la reforma estremece a la clase trabajadora. El gobierno intenta con ella favorecer al empresariado y la TROIKA y con grandes dosis de demagogia se lo vende al pais por la televisión diciendo que "es para que los 5 millones de parados trabajen", sabiendo que no es verdad. A reglón seguido y en otro foro en que se le exije más concreción dice "la reforma no creará empleo....." Da que pensar sobre las intenciones ocultas de los que dirijen el país.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
09

Por alpargatas: 12:26. 28.02.2012

REFORMA BANCARIA YA-……………Siempre pagamos los platos los trabajadores, mierda de políticos….

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
08

Por celtibero: 12:26. 28.02.2012

menos frituras y tecnicismos y lamar alas cosas por su nombre las empresas despediran cuando quieran y daran el salario que quieran al carcarse los convenios colectivos el convenio de empresa es bien paraG.M etc pero no para talleres"PEPE"de los cuales estan muchos

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
07

Por Mary: 11:06. 28.02.2012

Cada vez tendremos condiciones de trabajo parecidas a las de China, es curioso que con un gobierno de derechas terminemos con condiciones laborales de un país comunista. En el fondo te quieren explotar por todos los bandos.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
06

Por Medidas patrias: 10:50. 28.02.2012

La derecha ha llegado con las medidas que todos intuiamos y ellos silenciaban o negaban en muchos casos, medidas que favorecen a sus intereses y al de muchos de sus garantes, me prregunto porque no dijeron nada de esto en precampaña, como se puede mentir tan zafiamente y tomar el pelo a todo el personal incluso a muchos de los que los han votado. El PP va a cucharaditas para llegar a hacer todo lo que no dijo.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
05

Por Santiago, Marco: 10:33. 28.02.2012

Que estamos la gran mayoría cabreados, esta claro, que nos falta solo un paso para que todo salte por los aires, también, y aquí es donde me formulo una serie de preguntas- ¿Si estalla será bueno o malo?- ¿La prensa nos estáis frenando no dando las noticias que nos marcarían el camino?- Publicáis con titulares que un autobús pisa el pie a un peatón, y no decís nada del hombre que acuchilla a tres personas en una agencia del Santander mientras aseguraba “que le habían arruinado la vida” – ¿Tenéis miedo de que cunda el ejemplo? ¿Qué la venganza particular, se torne en colectiva, cuando el colectivo tome conciencia?- ¿Porque no decís nada de a quien NO se detuvo en Inglaterra por quemar manzanas enteras donde se encontraban entidades bancarias? Mientras aguantamos que un presidente de gobierno nos saque el dinero del bolsillo diciendo que no servirá para crear empleo, pero que es necesario, que tenemos que aceptar el sacrificio, mientras no detiene a un solo empresario corrupto a un prejubilado banquero.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
04

Por Shirley: 09:29. 28.02.2012

La reforma NO es buena para el empleo (a no ser que hablemos de crear empleo en condiciones esclavistas), es buena para los empresarios. No se crean que nos toman el pelo, que no todos somos tan tontos.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Más comentarios
Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...