Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

La rueda

¿Robar a los pobres y darlo a los ricos?

LUCÍA Etxebarria
20/03/2017

 

La agresión al activista Lagarder le ha hecho famoso. Desgraciadamente, su discurso se pierde en el barullo de las redes sociales. Porque al no estar auspiciado por ningún partido, es atacado por todos ellos. Lo que Lagarder pretende denunciar es la mercantilización de la pobreza, el hecho de que haya sectores enteros de asistencia social que están siendo explotados por empresas privadas. En busca de la rentabilidad, no de la acción social. Un ejemplo entre mil: en Sevilla la gestión del albergue municipal se adjudicó a la empresa Grupo5. Que recibe 5,9 millones de euros al año. Cantidad suficiente para acoger a todos los sintecho de la ciudad... ¡y sobraría! Pero cubre solamente el 20% de la demanda y deja sin atención a cerca de 2.000 personas cada día, según La Carpa de los Sin Techo. Los sintecho aseguran que el albergue selecciona los perfiles que pueden «causar menos problemas», dejando en la calle a las personas enfermas. Servicios como asistencia domiciliaria, albergues para sintecho, drogodependientes, menores, inmigrantes, refugiados, etcétera, o bien se han externalizado a través de muy sospechosos contratos públicos que suenan a veces a corruptela, o bien se están dando al «tercer sector». Es decir: a empresas privadas o la Iglesia católica. Cáritas asegura que con los recursos que se cuenta sería posible atender a los 45.000 sintecho españoles. La mala gestión y la privatización, unidos a la falta de conciencia y la estigmatización, son los responsables de que no se consiga. Un escándalo del que nadie habla. ¿Por qué? Respuesta lógica: porque los sintecho no votan. H *Escritora

Opinión
El Independiente

Que no os enteráis, amigos

Por: José Luis Trasobares

Sala de máquinas

Luces del Mayo del 68 y sombras del 15-M

Por: Juan Bolea