+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Independiente

Supremacismo... pero de verdad

 

De la misma manera que populismo es un término de origen sudamericano y referido a determinadas concepciones políticas experimentadas allá, supremacismo es un palabro made in USA. Sirve para designar las políticas ultraderechistas, racistas y violentas de las organizaciones blancas tipo Klan, milicias, neonazis y en general a quienes preconizan la superioridad de la raza caucásica y la subordinación a la misma de negros, orientales y latinos. Tradicionalmente ha mantenido cierta sinergia con el ala más neocón y agresiva del Partido Republicano. Antes el Tea Party y ahora Trump y buena parte del movimiento alt right están en esa onda.

De populismo y supremacismo se habla en España con escasa propiedad. Pero ahora no voy a entrar en eso. Prefiero seguir con el presidente norteamericano y su visión colonialista del orden mundial. Porque no estamos ante un majara ni un simple provocador, sino ante un sujeto que tiene como designio convertir a los Estados Unidos en una versión posmoderna de la Gran Bretaña victoriana: un imperio global con capacidad para convertir su poderío militar en un instrumento de dominación económica. En la segunda mitad del siglo XIX, los ingleses lo lograron no solo ocupando otros países, sino imponiendo fortísimos aranceles a las mercancías ajenas y logrando para las propias tasas apenas simbólicas. Así destruyeron buena parte del planeta (India, África Oriental y del Sur, China...). Todavía hoy gran parte de los conflictos que asolan el mundo tienen su origen en aquella orgía... supremacista.

Trump quiere imponer un dominio imperial. Pretende convertir a Europa en su criada, doblegar a Rusia y China, saquear los recursos que aún quedan en la Tierra (que además cada vez son más escasos). Y cuando exige más gasto militar (por ejemplo a España) da por sobreentendido que ello se traducirá en compras masivas de sus aviones, tanques y sistemas de armas. Ningunea a May, la británica. Desprecia a Merkel, la alemana. Insulta, delira, impone. Es auténtico, desde luego.

   
8 Comentarios
08

Por José S.1 19:54 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A 5 Por albertovich 16:42 - 12.07.2018. Muchas gracias por su enlace para «El pico del diésel» del señor Antonio Turiel Martínez. Me ha parecido una estupenda exposición por lo informativa que es. Algunos de los comentarios de los lectores de ATM también invitan a pensar mucho sobre lo que trata el autor lo que de alguna manera contribuye a una saludable ampliación del conocimiento de la interesante cuestión del agotamiento del diésel. Entiendo que el señor Turiel «... es crítico de posturas sobre la ideología productivista de los diversos sistemas políticos tanto de derecha como de izquierda» que nos da una idea de la complejidad de este asunto. Ah, otra cosa, me ha encantado ver como Antonio Turiel utiliza la abreviatura EE. UU. ¡para referirse a los Estados Unidos de América!; esto de agradecer viniendo de un científico y divulgador de ciencia tan reputado como él. Un cordial saludo. José S.

07

Por Raimon 17:54 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Pepe Lui, deberan de pasar muchas generaciones para que la tendencia al supremacismo se borre de la genetica de los Yankees, solo falta que para acabar de joderla, de vez en cuando suba al poder en la Presidencia un alikate como el actual, que al parecer ha conseguido del Sanchez, la promesa para gastar en armas, aparamenta y aparato miliciano, lo que hay y lo que no hay, veremos que pasara cuando las cuentas no cuadren como las ratas abandonaran el barco, salú periodista.

06

Por Paragonimus 17:04 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Bueno, al final no ha sido para tanto, ¿no? Trump se ha ido satisfecho de la cumbre de la OTAN, y Pedro Sánchez se ha comprometido a subir el gasto en defensa al 2% del PIB. Y todos felices. Así que ni uno es tan malo ni el otro tan “cool”. Bienvenidos al mundo real, queridos maniqueos.

05

Por albertovich 16:42 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sí y no. http://crashoil.blogspot.com/2012/02/el-pico-del-diesel.html Esto leíamos en 2012 los lectores de The oil crash, confirmado estos días por la ministra Teresa Ribera que ha manifestado que el diesel tiene los días contados. Qué cosas ¿ eh ?. El pico del diesel no es más que el aniticipo de del pico de muchas cosas, que significa que la globalización financiera no puede seguir, y lo que hay ahora es otra cosa, el por mis botones. O sea lo que tenemos es el fracaso y, por tanto, más bien estamos en periodo parecido al de las guerras mundiales. El neoliberalismo globalista, el rentismo, si que era parecido a la época victoriana, pero ahora estamos ante el fracaso. China ya acapara más pib que USA, y ahora solo queda al imperio hacer frente, y "pretar las clavijas " a todo el mundo, cogiéndolos uno por uno. Cosas de la decadencia, las élites mundiales globales que miraban el mundo como su cortijo, vuelven al escenario Estado como eje. Por ello, tanto nacionalismo, tanta xenofobia, y el aupamiento de las ideas fascistas. El fascismo vuelve porque fracasa el rentismo, aunque ahora no haya un modelo que enfrentar porque han conseguido que la gente sea medio gilipollas ( tanto siglo del YO, de consumo, y de majadería individualista)

04

Por José S.1 14:26 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La asediada primera ministra británica, Theresa May, es muy fácil de ningunear hoy en día debido a su vulnerabilidad política. El resultado del plebiscito acerca de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea --el cual, por cierto, solo tenía un carácter consultivo que nunca vinculante que desconocían muchos electores-- de marchar de la Unión, inmediatamente aclaró una cosa: la ausencia total de un plan, mucho menos claro, de salida. De ahí la apresurada visita de la señora May a los EE. UU. para congratular a Donald Trump por su ascensión a la presidencia de su país; o las declaraciones de Liam Fox, el actual secretario de Estado de Comercio Internacional británico en su visita a Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas --otro político que se las trae--, afirmando que ambos países «comparten valores» --¿eh? La aguda frase de José Luis Trasobares «los referendos los carga el diablo» viene a la mente. Ahora más que nunca, pues en aquel viaje a la Casa Blanca una Theresa May cogida de la mano del presidente estadounidense ¿se acuerdan?, lo invitaba a una visita de trabajo de dos días al Reino Unido. Esta tarde aterriza en Londres con su esposa Melania el presi norteamericano. En sus desbarrados decretos ejecutivos ha impuesto tarifas altas al acero importado de la UE --«¡América primero!»--, se ha cargado el duramente trabajado pacto nuclear con Irán restableciendo las sanciones a ese país, la ha liado parda trasladando la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén, habiendo antes prohibido la entrada en los Estados Unidos de América de muchos musulmanes y retuiteado las consignas antimusulmanas de un grupo de ultraderecha británico. Por no hablar, claro está, de los niños de inmigrantes que separó de sus padres o su *oposición a una atención sanitaria pública de calidad para millones de sus compatriotas*. Sí, «Desprecia a Merkel...», que ha cometido errores, pero aun así no le llega a la altura de la suela de las zapatillas de estar por casa. Saludos.

03

Por JC1 13:27 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues el mismo imperialismo que en los años sesenta y setenta organizaba golpes de estado en Latinoamérica , no ha cambiado mucho con el paso del tiempo

02

Por Robespierre One 10:26 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues para buena parte de la derecha nativa ( de aquí, digo) es todo un referente. Nada extraño por otra parte. Siempre les han ido los chulos y los castigadores...aunque sea en sus costillas. Conste que hablo del sector popular del partido ídem, que ha batido desde que se refundó de aquel tardofranquismo de Fraga....durante años. Ahora le ha salido un serio competidor y la cosa del populismo rastrero y canalla está mas reñida

01

Por Don Minervo 8:46 - 12.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Donald es un crack, un ser entrañable y querido votado por miilones de estadounidenses. Cuando muera y vaya al cielo lo ubicarán en la misma camareta que Gandhi y la madre Teresa de Calcuta.