+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«Estoy inquieto, hemos perdido un poco de credibilidad»

Natxo González aseguró que el equipo tiene que reaccionar para limpiar su imagen

 

Natxo González reflexiona sobre el césped de La Romareda, ayer. - CHus marchador

LUIS FANDO
11/11/2017

El pasado lunes se produjo un seísmo en El Alcoraz. El terreno no tembló, el suelo no se agrietó, nadie pareció sentir ningún fenómeno físico. Fue la retumbante derrota del Real Zaragoza lo que sacudió los cimientos del proyecto deportivo. «La línea ascendente en la que estábamos sumergidos se ha visto perjudicada por este accidente», explicó Natxo González. Aquellas sensaciones que invitaban a creer hasta al más pesimista se fueron evaporando poco a poco, hasta el partido contra el Huesca, donde casi se extinguieron por completo. «Ahora debemos trabajar para hacer que la gente vuelva a creer, solo podemos hacerlo recuperando nuestro juego alegre y de combinación», añadió.

El entrenador del Real Zaragoza es consciente de que se sufrió un accidente en Huesca, por la magnitud de la derrota, las formas y el contexto deportivo que envolvía al derbi aragonés: «Fue un percance grave», añadió Natxo. «Se abrió una herida muy importante, todos estábamos muy decepcionados con lo que ofrecimos en el terreno de juego. Me dolió mucho, hay que tratar de que no vuelva a pasar. Me puse en el lugar de la afición desplazada y claro que me sentí mal». El preparador vasco asumió que las circunstancias le habían hecho perder algo de crédito, aunque explicó que los grandes equipos se ven en su reacción tras una situación adversa: «Me imagino que hemos perdido un poco de credibilidad, no sé cuánta. Lo más importante es ver la imagen que podemos ofrecer como grupo. Es fundamental recuperarse de la caída y darle la vuelta al juego». La capacidad de reacción es un aspecto de gran peso para Natxo, ya que rara es la vez que un equipo logra alcanzar sus objetivos sin sobreponerse a un bache. «Estoy inquieto, como entrenador me duele la situación. Pero tengo capacidad para descontaminarme, mañana volverá a salir el sol».

Uno de los aspectos que ha ocasionado este bajón es la falta de efectividad en situaciones puntuales, ese momento donde todo puede cambiar si logras materializar una ocasión clara. «Falta fortuna, creo en esos momentos donde aparece la suerte. Esa pequeña pizca es la que te ayuda a decantar los partidos». Natxo habla del día del Granada, donde Javi Varas rezó sus oraciones para no salir derrotado; del partido en el Tartiere, donde los astros se alinearon para evitar el triunfo aragonés; el disparo de Vinícius o Borja que pudieron dar el triunfo ante la Cutlural… Muchos ejemplos de acciones puntuales que pudieron haber supuesto una gran bolsa de puntos y que, para el técnico zaragocista, suponen un factor esencial.

REACCIÓN OBLIGADA

Para poder reconstruir los daños colaterales de la derrota en Huesca urge una reacción a modo de triunfo. El Zaragoza se verá las caras con el Rayo, un bloque de muchos quilates. «Es uno de los equipos más poderosos de Segunda, con el ataque más desequilibrante de la categoría, Nos tiene que dar igual quién venga, lo fundamental es la imagen que podamos dar nosotros en función del rival», concluyó Naxto.

   
1 Comentario
01

Por Carlos V 9:57 - 11.11.2017

No es la honestidad del entrenador la que está en entredicho, es su capacidad. En eso, algunos jugadores no lo igualan, además de perder credibilidad futbolística o simplemente de no tenerla, los últimos tres partidos han perdido credibilidad en cuanto a su honestidad y entrega. Mal.