+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Mikel González: "Si con lo que hemos hecho no da, tendremos que meter más"

 

Mikel González, durante una rueda de prensa - CHUS MARCHADOR

EFE
08/11/2017

El jugador del Real Zaragoza Mikel González ha declarado hoy que si con lo que ha hecho hasta ahora el equipo no le da para estar en una mejor situación en la clasificación los jugadores tendrán que poner más sobre el césped.

"Todas las fuerzas están puestas en ganar, da igual cual sea el siguiente rival. Si queremos estar más arriba tenemos que hacernos fuertes ya, sobre todo en casa donde solo hemos ganado un partido", ha señalado en referencia al partido del próximo sábado en La Romareda contra el Rayo Vallecano.

El central opina que lo que está en manos de los jugadores en este enfrentamiento es "empezar bien el partido, enganchar a la gente" y esperar que los aficionados zaragocistas estén con el equipo porque piensa que éstos son conscientes de que son "parte importantísima y que ese plus que te dan los partidos de casa es porque la gente está contigo".

El jugador vasco ha recordado el mal sabor que dejó la derrota del pasado sábado contra el Huesca "por el resultado, por cómo se dio y por todo".

"No hay que mirar a nadie, cada uno lo suyo y hay que hacer autocrítica pura y dura de manera individual y como equipo. Es el primer paso para mejorar", ha analizado.

A este respecto ha reconocido que ayer fue un día "muy duro" pero que hoy han comenzado a encarar el partido del sábado contra el Rayo Vallecano y que deben tener la vista puesta en dicho encuentro sabiendo lo que se hizo mal y que no se puede volver a repetir: "hoy es miércoles, jugamos el sábado y no te puedes permitir el lujo de estar con la cabeza gacha", ha destacado.

Sobre la falta de intensidad que se le achacó al equipo en el derbi, ha explicado que personalmente no puede entender el hecho de afrontar un partido sin intensidad.

"No lo entiendo en el fútbol ni en cualquier cosa que te guste. Visto desde fuera no sé cómo se vería pero la forma de encararlo fue a tope. Otra cosa es que ves el partido y cómo se dan las cosas y parece otra sensación, pero eso es innegociable", ha apostillado.

El zaguero ha reconocido que si el equipo está encajando más goles de los previstos es porque algo se está haciendo mal y que no sabe explicar por qué está ocurriendo ya que si lo supiera lo habrían cambiado.

Mikel González ha subrayado que se niega a pensar que en dos semanas se hayan cambiado las sensaciones que estaba mostrando el equipo, en referencia al buen juego mostrando en las jornadas precedentes y a la derrota contra el Huesca.

El jugador nacido en Mondragón, en referencia al próximo choque liguero contra el Rayo, ha apuntado que cuando encara un partido no se le pasa por la cabeza otra cosa que no sea sumar los tres puntos.

"Sabemos que jugamos en casa y que si ganamos todo será más soleado y la semana más bonita", ha añadido.

   
1 Comentario
01

Por greg_orio 16:08 - 08.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El problema no fue el partido de Huesca, que escuece pero se pasa, porque está claro que algún día toca perder. El problema es que incluso con las buenas sensaciones no nos ha dado para ganar y estar más arriba. Todo apuntaba (y quiero pensar que apunta) mejor que otros años. Hay que hacer base para un proyecto más largo, algo que no se ha hecho en estos años de "terminar y volver a empezar" cada temporada. Pero la paciencia no es infinita en esto del fútbol, y con los antecedentes que tenemos somos descreidos. Es una pena, pero es así. Con todo, sigo pensando que esto es muy largo, que algún día pillaremos la racha buena, y que este equipo tiene más de lo que muestra la clasificación. Pero hay que demostrarlo cuanto antes mejor para no entrar en espirales peligrosas (no de bajar a segunda b, sino de desapego de la afición).