+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRÁCTICAS PROTEGIDAS

El arte de los pizzeros, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad

La Unesco reconoce la práctica de hacer la masa de la pizza en cuatro etapas

 

Una pizza en Nápoles. - AFP / TIZIANA FABI

EL PERIÓDICO
07/12/2017

El arte de los pizzeros de Nápoles ("pizzaioli") ha sido reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, según anunció este jueves su Comité intergubernamental en la isla surcoreana de Jeju.

Esta práctica culinaria, que consiste en preparar la masa de la pizza en cuatro etapas para hornearla luego a fuego de leña dándole vueltas, ha sido incluida dentro del listado de la Unesco de elementos que se deben conservar por su importante valor cultural. 

Esta lista, que incluye otras actividades como Las Fallas de Valencia ,el flamenco, o los cantos de Los Llanos de Colombia y Venezuela, busca movilizar la cooperación y asistencia internacional para que las diferentes sociedades mantengan su patrimonio cultural.

En la jornada de de este jueves, se han incorporado un total de doce elementos, procedentes de Kazajistán, Portugal, Alemania, Grecia, India, Indonesia, Irán, Irlanda, Italia, Kirguistán y Malaui, mientras que este miércoles lo hicieron otros seis.

Actividad en retroceso
En la actualidad, quedan tan sólo unos 3.000 "pizzaioli" en esta ciudad del sur de Italia, por lo que la Unesco propone realizar actividades culturales en la que los jóvenes puedan observar el trabajo de los maestros.

Esta práctica se considera un arte, ya que se necesita una habilidad particular para hacer la masa y después hornearla, a pesar de la aparente sencillez de sus ingredientes, que son el agua, la harina y la sal. Hay muchas variaciones en su tratamiento.

Además de a los pizzeros napolitanos, la Unesco también reconoció hoy la música de gaita irlandesa, la música de órgano alemana y la artesanía de barro de Estremoz (Portugal).

El Comité intergubernamental, formado por representantes de 24 países firmantes de la Convención de la Unesco para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, decidieron incluir en la lista estos bienes para responder a la "necesidad social" de preservar las artes y oficios tradicionales que de otro modo desaparecerían. Este comité se reúne una vez al año para examinar el funcionamiento de esa convención, adoptada en 2003, y examinar las candidaturas de inscripción en sus listas. 

La Unesco tiene reconocidos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a las fallas del Pirineo, a la dieta mediterránea, a los 'castells', el flamenco, al Cant de la Sibil·la y la Patum de Berga, entre otros. Y el Priorat-Montsant optan a serlo el año próximo.