+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MULTAS Y SERVICIOS COMUNITARIOS

Condenadas 22 personas por insultos racistas a una presentadora de TV

Sylvana Simons fue objeto de miles de mensajes vejatorios por criticar el personaje navideño 'Pedro, el negro'

 

Sylvana Simons, durante un acto del partido político Artikel 1. - SIMONS / INSTAGRAM

EL PERIÓDICO / BARCELONA
19/05/2017

La presentadora de televisión holandesa Sylvana Simons, de 46 años, fue objeto de numerosos insultos racistas y amenazas tras participar en una manifestación para criticar al personaje navideño‘Pedro, el negro’.  Un total de 22 personas, de las miles que publicaron mensajes vejatorios en contra de la presentadora, nacida en Surinam, han sido condenadas a diferentes sanciones por este linchamiento en las redes sociales.

Uno de los acusados, que había elaborado un vídeo en contra de Simons, ha sido condenado a 80 horas de servicios comunitarios por sus amenazas y comentarios discriminatorios, según el portal de noticias 'DutchNews'. Otros tres acusados han recibido sendas sentencias de 60 horas de servicios comunitarios, mientras el resto han sido multados con 450 euros cada uno.

Simons, que en diciembre del 2016 fundó el partidio político Artikel 1, considera que estas sentencias del tribunal está mandando un importante mensaje a la sociedad: “Espero que desde ahora la gente sea consciente de que cualquier cosa que diga puede tener importantes consecuencias a nivel personal”, ha explicado la popular presentadora.

'Zwarte Piet' (que se puede traducir como ‘Pedro, el negro’) es elpaje español que ayuda a San Nicolás a repartir los regalos, y muchos holandeses consideran que esta tradición es racista y debería prohibirse. Todavía actualmente muchas familias amenazan a los niños con que Pedro se los llevará en su saco a España, porque una vez fue una persona malvada, hasta que San Nicolás le convirtió en su asistente personal.

Originalmente, en el libro ‘San Nicolás y su sirviente’, Pedro era un chaval africano, una historia surgida en época colonial. Pedro hacía el trabajo sucio del obispo y todavía perpetúa la imagen del esclavo, inferior socialmente, a las órdenes del blanco y rubio Nicolás. El debate sobre la conveniencia de mantener este tipo de tradiciones llegó incluso al Parlamento holandés, con posiciones enfrentadas, aunque finalmente nadie se atrevió a despintar al ayudante.