Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

AVANCES EN ROBÓTICA

Un 'módem cerebral' busca conectar personas y ordenadores para revertir discapacidades

El implante puede llegar a permitir que un ciego vea lo que le rodea con la ayuda de una cámara digital

EL PERIÓDICO
17/07/2017

 

La conexión entre el cerebro humano y las máquinas está cada vez más cerca. Ese es el objetivo de Paradromics, una 'startup' californiana que está diseñando un implante cerebral que, usando la conexión cerebro-ordenador, podrá ayudar a personas con discapacidades como ceguera, sordera o parálisis.

Según sus creadores, este implante funcionará como un 'módem cerebral' capaz de leer y estimular la capacidad cerebral de hasta un millón de neuronas con una velocidad de 1 GB por segundo. El proyecto, llamado NIOB --Bus de Entrada-Salida Neural en inglés--, estará financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos(DARPA) con una suma de 18,3 millones de dólares (más de 16 millones de euros).

El implante, que no será más grande que una moneda de 5 centavos de dólar, incluye circuitos flexibles conocidos como 'neurogranos' que se colocarían directamente sobre el cerebro. Su característico nombre se debe a que los circuitos apenas superan el tamaño de un grano de arena, y tienen la capacidad de observar la actividad de miles de neuronas a la vez, así como garantizar una conexión cerebro-ordenador en ambos sentidos.

De esta forma, NIOB permitiría enviar las señales de componentes electrónicos en una conexión de banda ancha apta para ser reconocida por el cerebro. En el mejor de los casos, el implante permitiría a un ciego poder ver lo que le rodea con la ayuda de una cámara digital, según vaticina Paradromics en su página web.

Esta técnica recuerda a la que se usa en la tecnología de fibra óptica, con la diferencia que el extremo de cada 'neurograno' puede afilarse para que entre en el cerebro sin problemas. Matt Angle, responsable de NIOB, señala en declaraciones a 'Technology Review' que el grosor de estos pequeños cables estará perfectamente calibrado: será lo suficientemente grueso para que pueda introducirse en el cerebro, pero lo suficientemente fino para que no cause daños.

Aunque NIOB podría significar un gran avance en la neurociencia, no es la primera vez que se habla de conexiones neuronales entre el cerebro y un ordenador. Elon Musk, el fundador de Tesla, avanzó el pasado marzo la creación de Neuralink, una compañía que tiene como objetivo implantar en el cerebro humano sistemas informáticos de inteligencia artificial.