+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

AVANCE MÉDICO

Nace en Servilla otro 'bebé medicamento'

El pequeño curará la grave enfermedad hematológica de su hermano. El trasplante de células madre es la única opción terapeútica para esa dolencia hereditaria

 

Nace en Servilla otro 'bebé medicamento' - JOSE MANUEL VIDAL

JULIA CAMACHO
13/10/2017

Hay niños que llegan al mundo para jugar, para pelearse, para compartir confidencias con sus hermanos. Y otros que, además, llegan para curarles, y se convierten en auténticos 'hermanos de sangre'. Es el caso de la bebé nacida el pasado miércoles en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla: la aplicación del Diagnóstico genético preimplantatorio (DGP) ha permitido no solo que nazca libre de una grave enfermedad genética hereditaria, sino que además sea compatible al cien por cien hematológicamente con su hermano mayor, por lo que podrá ayudar a sanarle con un trasplante de sangre del cordón umbilical.

La familia no ha querido ser identificada para evitar que el niño, de 10 años, sea reconocido. Aunque hace una vida completamente normal, el chico sufre una rara enfermedad hematológica, el síndrome Shwachman-Diamond, de la que solo consta un precedente descrito en la bibliografía científica internacional. Según la literatura médica, se trata de una dolencia multisistémica causada por el gen SBDS caracterizada por insuficiencia pancreática exocrina, disfunción de la médula ósea, alteraciones esqueléticas y talla baja, en la que el trasplante de células madre se plantea como la mejor opción terapéutica.

En este caso, la bebé recién nacida tiene el mismo grupo sanguíneo y el mismo sistema de defensas que su hermano mayor, lo que reduce al mínimo las posibilidades de un rechazo tras el trasplante, según explicaron esta mañana los responsables de la Unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del hospital Virgen del Rocío, encabezado por el doctor Guillermo Antiñolo. “Si no son idénticos al 100 por 100, el trasplante en este tipo de dolencias no funciona”, subrayó el médico. Por ello, la sangre del cordón umbilical de la recién nacida ha quedado almacenada en el Banco de Cordón Umbilical del sistema sanitario público andaluz, ubicado en el Centro de Transfusiones Sanguíneas de Málaga, donde permanecerá hasta que pueda requerirse para un trasplante de progenitores hematopoyéticos en el momento en que empeore el pronóstico de su hermano.

Si este trasplante tiene éxito, sería el segundo caso en el mundo en el que un paciente afectado por este síndrome se cura con un trasplante de cordón umbilical de un hermano compatible tras la aplicación del DGP.

Una ley que abrió puertas
Fue la aprobación en 2006 de la Ley de Reproducción Humana Asistida la que abrió paso para usar, tras la aprobación del comité de ética del centro, esta técnica del diagnóstico genético preimplantatorio con fines terapéuticos, es decir, para que familias con este problema pudieran gestar en la sanidad pública un nuevo bebé libre de enfermedad hereditaria que ayudara a salvar a un hermano enfermo.

La DGP es un procedimiento complejo consistente en la realización de un análisis genético a preembriones obtenidos por técnicas de fecundación in vitro antes de ser transferidos al útero de la madre, lo que permite seleccionar aquellos libres de la carga genética asociada a determinadas enfermedades. Mediante técnicas de análisis genético molecular se garantiza que el preembrión es compatible al cien por cien para un futuro trasplante, que de lo contrario no podría llevarse a cabo.

Desde la Consejería de Salud de Andalucía, que incorporó esta técnica ya en 2005, explican que en el sistema público de salud de la región son ya más de 72 los menores nacidos libres de enfermedades genéticas mediante la técnica del DGP, y hay otros ocho embarazos en curso. En el caso de los bebés medicamento, la sanidad andaluza trata a 10 parejas con problemas, de las cuales en solo tres casos se ha conseguido con éxito un embrión completamente compatible para poder sanar a un hermano. Este nuevo “bebé-medicamento” convierte al equipo de la sanidad pública andaluza en el que mejores resultados tiene en la aplicación del diagnóstico genético preimplantatorio con fines terapéuticos en España, una experiencia que se ha plasmando ya con diferentes artículos científicos en revistas de impacto a nivel internacional.