+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

HUELGA EN EL PRAT

La presencia de la Guardia Civil minimiza las colas en el control de seguridad

Los agentes han vigilado para evitar que los trabajadores de Eulen realizaran huelga de celo. Los usuarios han tardado alrededor de 20 minutos en pasar los filtros de acceso

 

La presencia de la Guardia Civil minimiza las colas en el control de seguridad - QUIQUE GARCIA

EL PERIÓDICO
13/08/2017

La presencia, más que evidente, de agentes de la Guardia Civil en la zona de control de seguridad del aeropuerto de El Prat ha ayudado a agilizar este domingo las esperas, que no han superado los 20 minutos en ninguna de las dos terminales durante la segunda franja de parada de los trabajadores de Eulen (de 10:30 a 11: 30h). La Guardia Civil ha reforzado, como ya estaba anunciado, la presencia en los filtros, una decisión que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció el pasado viernes.

Los agentes han estado vigilando que los trabajadores cumplan los servicios mínimos decretados del 90% y que no hagan huelga de celo, según han señalado fuentes cercanas al conflicto a la ACN. De los 10 puntos de acceso que hay en el vestíbulo principal, ha sido cerrado uno -durante un rato han sido dos-. Los pasillos con cintas habilitados para facilitar la circulación de personas han estado prácticamente vacíos. "Parece un día normal", apreciaba Mattias, un usuatio que este domingo ha acompañado una amiga al aeropuerto y al que la compañía aérea había recomendado viajar con unas tres horas de antelación. Mattias ha recordado, en cambio, el "desbarajuste" hace dos semanas, cuando sí viajó y se encontró con el vestíbulo desbordado por las colas causadas por la huelga de celo, que precedió a las paradas oficiales de estos días.

También se han encontrado las colas que se podrían esperar en un mes de agosto Montse y Jaume, de Torelló, que han llegado al aeropuerto de El Prat con más de tres horas de antelación para coger un vuelo a Munich. "No parece muy caótico. Debemos haber sido de suerte", constataron, entre el alivio y la sorpresa para no tener que afrontar la larga espera por la que se habían concienciado. Lo mismo le ha pasado a Marc Forte, que viaja a Estados Unidos: "Estábamos informados de que había huelga y hemos estado mirando si podía haber mucha cola. Hemos venido con mucha antelación, no hemos querido arriesgar ni un poco".