+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«La audiencia del estreno de ‘Cuerpo de élite’ sorprendió»

 

Adriana Torrebejano encarna a la metódica Berta Capdevila. - ROBERTO GARVER

EL PERIÓDICO
26/02/2018

Le ha costado, pero al final lo ha conseguido. Adriana Torrebejano (Barcelona, 1991) forma ya parte de un Cuerpo de élite, aunque sea el compuesto por los alocados policías de la serie de Antena 3. Ha trabajado en El secreto de Puente Viejo y Tierra de lobos.

–¿Cómo entró en este ‘Cuerpo de élite’?

–Hice unas pruebas de selección. Hablé con el director, Joaquín Mazón, y me dijo que quería probarme para el personaje de mossa. Me pareció un proyecto muy interesante porque ya había visto la película.

–¿Y le gustó?

–Me encantó. Fui al estreno a apoyar a los compañeros y me lo pasé muy bien. Es una comedia muy entretenida.

–¿Qué cree que tiene esa película para haber sido un éxito tan rotundo de taquilla?

–Imagino que llegó en un momento oportuno y a la gente le gustó ese humor tan blanco y tan natural que se respira. Y también los estereotipos de cada comunidad, que producen siempre mucha gracia.

–¿Qué diferencias ve entre la película y la serie?

–En realidad, la serie son muchas películas. Cada capítulo es una película, porque son episodios autoconclusivos. Tienen la misma calidad que podía tener la peli, con la ventaja de poder desarrollar mucho más las situaciones. Es más accesible y el humor se mantiene. Todo son ventajas. Una película la empiezas a ver y termina, mientras que aquí tienes la oportunidad de ver cada semana una nueva.

–¿Le sorprendió que el estreno lograra 4,6 millones de espectadores y casi un 25% de cuota de pantalla?

–Nos sorprendió a todos. Estábamos muy contentos. Nos quedamos como en shock, porque teníamos fe en que la serie gustaría y haría buenos datos, pero nunca esperábamos este regalo, este éxito tan desmesurado. Ha sido el mejor estreno en tres años. Siempre es bonito.

–¿Por qué cree que funcionan tan bien las películas y series basadas en los tópicos territoriales?

–No lo sé. Creo que los estereotipos acercan mucho a las personas de cada comunidad y hacen gracia. La gente quiere reírse de uno mismo y resulta cómico ver a los catalanes agarrados, al madrileño chulo, al andaluz vago… Aunque no respondan a la realidad, dan risa.

–¿Cuál es su capítulo preferido?

–El de los Montaner [emitido el día 12] me gusta mucho, porque se habla de la vida pasada de mi personaje. Resultó muy divertido hacerlo, porque esa familia tiene algo que ver con ella. Eso me hizo mucha gracia. Disfruté mucho. Pero esta es una serie cuyos capítulos van in crescendo y van superándose los unos a los otros. No te dejan indiferente. Cuanto más conoces a los personajes, más divertida resulta.

–¿Qué tiene la serie ‘El secreto de Puente Viejo’, en la que usted estuvo, para durar tanto tiempo?

–Tiene la fórmula mágica que toda serie desea descubrir: unos guiones, unos actores y unas tramas que gustan mucho a la gente y enganchan. No sé muy bien lo que es, pero la gente la adora. Da igual el director y los actores que estén en cada momento.

–¿No prefiere trabajar en una serie semanal como ‘Cuerpo de élite’ que hacerlo en una diaria, con lo duro que resulta?

–Bueno, para duro, la mina. Todos los trabajos son duros. Esta serie es semanal, pero estamos trabajando muchas horas. Es verdad que hay algo en lo que El secreto de Puente Viejo supera a una serie semanal: la cantidad de texto. Eran muchas horas de estudio diario que tenías que llevar fresco, y eso implica más trabajo. Pero Cuerpo de élite requiere muchas horas de entrenamiento para poder hacer las escenas de acción.

–¿Qué le debe usted a ‘Tierra de lobos’, la serie de Tele 5 que la catapultó a la fama?

–Fue la primera serie en la que trabajé y que tuvo recorrido. Le debo bastante, porque gustó mucho y duró varios años. Tuve un personaje muy bonito y muy querido por la gente. Gracias a Tierra de lobos he seguido trabajando hasta ahora y no he parado.