+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Desminar la Cataluña contaminada por el virus

 

Juan Bolea Juan Bolea
11/10/2017

Las grandes cadenas internacionales, como la BBC, hablan estos días del «virus catalán». Una rara bacteria política que se alimenta igualmente de la burguesía conservadora nacionalista y del extremismo radical, supuestamente de izquierda. Una envenenada larva que es capaz de afectar, en Cataluña, a numerosos pacientes del PDeCAT, a dirigentes tan burgueses como Mas, Homs o el propio Puigdemont, y a los enfermos de Asamblea Nacional de Cataluña, Òmniun y la CUP, en cuyas barriadas ideológicos el virus ha derivado en pandemia.

Lo dijo Mario Vargas Llosa en su multitudinario discurso del pasado domingo en Barcelona. Los nacionalismos han sido y son una de las causas del odio, la sangre y la guerra. Han destruido media Europa y media América y siguen amenazando la estabilidad de países y continentes enteros. Se refería don Mario, quiero pensar, a los nacionalismos exarcebados, entre los cuales el nazismo sigue siendo el peor de todos, no a aquellos otros --como el nacionalismo aragonés, por ejemplo-- perfecta y lealmente integrados en sus Constituciones y Estados.

El nacionalismo catalán, espoleado por el anarquismo de la Unión Popular, se está convirtiendo en una fuerza nueva y destructiva. Ya Bakunin dijo en el siglo XIX que «La pasión por la destrucción es también una pasión creadora». Desde el punto de vista de los fanáticos totalitarios de la CUP, cuyo sueño reside en instalar en Cataluña una república totalitaria, aboliendo la propiedad privada y la libertad de expresión, nacionalizando los medios de producción y de comunicación, la destrucción industrial y laboral que está sufriendo estos días Cataluña es beneficiosa para sus planes. Cuantas más empresas se vayan, cuantos más puestos de trabajo se pierdan, Anna Gabriel y los suyos tendrán más fácil agitar las calles.

La sociedad civil catalana, que es mayoritaria, debe empezar a descontaminar estos focos de contagio y purulencia. Hay que desmontar una a una las mentiras de Puigdemont, de Carme Forcadell y de la CUP. Cataluña ha sido grande sin ellos, Barcelona ha sido líder sin ellos, y hoy ya no. Hay que retirar a la Generalitat la competencia educativa. Hay que anular las leyes y castigar las conductas anticonstitucionales. Hay que señalar a los nacionalistas y populistas radicales como causantes del empobrecimiento y enfrentamiento de la población. Y hay que hacerlo ya.

   
7 Comentarios
07

Por Esloquehay 22:07 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Bolea hay cuestión catalana para rato. A veces creo que deberíamos dejar a los que quieran que se tiren, y que se quede quien quiera. Igual que se divide España se divide Cataluña. Cada provincia, cada región, las grandes ciudades por un lado, los valles por otro. Y así con la fragmentación, el fin del estado democrático. Y dar paso a oligarquías locales. Sólo así se valorará lo perdido. Eso también es el ser humano, egoísta e inconsciente.

06

Por Abejorro 19:21 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Deduzco por la lectura de sus columnas que Vd. es un “fino” analista de la realidad política española y de cuantas puedan caer en sus manos, si éstas son, sobre todo, las referentes a Cataluña y de la izquierda. Y ¡qué cantidad de calificativos”!, todos a cual peor. Hay artículos suyos que concentran tantos insultos que resultan ser auténticos libelos, en vez de análisis críticos. Quise comentarlos en su momento, pero no pude acceder al foro. Porque, además de los nacionalismos periféricos, Sr. Bolea, como es el catalán, debe saber hay otros, como el español, que en cuestión de odios, sangres y guerras, cada uno en su tiempo, puede ilustrarnos algo, pero que a Vd., parece ser que le cuesta reconocer y recordar. Debería aprovechar mejor sus dotes literarias. Al fin y al cabo, en este mundo traidor, tan buen lector puede ser un nacionalista burgués, otro periférico o un “pérfido” izquierdista radical.

05

Por Abejorro 16:32 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Además, pactar (Rajoy) no es un hábito que distinga a nuestro Presidente y mucho menos, sobre nada relacionado con la reforma de la “unidad y la integridad de la nación española”. Para él, todo más que admite es la del “Estado de las autonomías”, que también la recoge la Constitución, y porque le sirve para “jugar” con el déficit público y favorecer los recortes y ajustes presupuestarios, amén de dirigir las políticas educativas y sanitarias, entre otras. Si no, nada.

04

Por Don Minervo 12:10 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El independentismo catalán siempre ha estado ahí, siempre ha estado vivo (gobierne quien gobierne) y siempre lo va a estar, lo mismo que seguimos viendo banderas con aguilucho, siempre han estado ahí también, no han desaparecido, lo mismo que el independentismo. Habrá que encontrar la formula para que catalanes y catalanes vivan en paz y españoles y catalanes vivan en paz. A cataluña no le ha ido nada mal en estos últimos 40 años siendo parte de España y viceversa.

03

Por Esloquehay 10:57 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En Cataluña lo que va haciendo falta es que se reconozca que se ha cultivado la exclusión. Y aquellos polvos traen estos lodos. Todos son culpables, salvo Cs, que nació como rechazo q eso, y fue ninguneado por todos hasta que ha crecido en votos. No es de extrañar que sea Cs la verdadera oposición allí; ni el PP de Albiol que solo es un provocador, ni el PSC de Iceta, que como buen heredero de Maragall le cuesta estar contra quienes excluyen y manipulan, porque cuando llegaron al gobierno catalán nada hicieron. Y por eso cayeron. Ojo a Arrimadas. Si el desgaste nacional de Cs no le pasa factura, se va a comer a muchos. Y Cs está muy encabronado con el PNV después de haber cedido en los presupuestos para que ahora vuelvan a hacerse los locos. No es el momento, pero los ánimos no se sosiegan por los pasillos.

02

Por Raimon 9:43 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, el asunto del independentismo catalan, cada vez se parece mas a una pelicula cargada de disparates de los hermanos Marx, lo de ayer ya traspaso todos los limites de la racionalidad, poniendose los politicos del Gobern a la altura de los trileros, ya sabes estos que mueven las cascaras de nuez con la bolita.Las empresas continuan con el exodo, a este paso no quedara ninguna y el resto de españa debera de aportar fondos para que el pueblo llano, no mueran de hambre e inanición el proximo invierno, esta es la parte de la pelicula que no hace gracia, salud periodista.

01

Por Don Minervo 9:30 - 11.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Enhorabuena sr. Bolea, sin quererlo se ha definidio usted mismo en su propio artículo. Usted También está contagiado por un virus, usted también es nacionalista y usted también necesita ser descontagiado. No necesitamos a don Mario para saber que los nacionalismos solo traen problemas, los han traído siempre, los suyos sin ir más lejos con su nacionalismo nos han brindado muchos problemas. Lo triste es que la BBC no se hace eco de sus constantes soflamas.