Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

30/03/2003

Banderas, camisetas y caras pintadas contra la guerra exhiben ostentosamente una pata de pollo con sólo tres dedos o, más poéticamente, un tridente invertido rodeado de un círculo. Se trata del símbolo internacional de la paz, una invención gráfica que popularizaron los movimientos contestatarios de los años 60 y que ha perdurado con evidente éxito debido a su diseño sencillo y su impacto visual. En sus orígenes, no obstante, tuvo otro significado, también de protesta, pero no exactamente antibelicista.

El símbolo de la paz es una creación del diseñador gráfico y objetor de conciencia Gerald Holtom para la Campaña por el Desarme Nuclear (CND), una organización británica surgida para protestar contra la fábrica de armamento nuclear de Aldermaston, a un centenar de kilómetros de Londres. Entre los miembros de la CND destacaban entonces Bertrand Russell, el filósofo y matemático, y Michael Foot, que con los años sería el líder del laborismo británico.

Según la versión de Russell, Holtom --ya fallecido-- creó el logotipo, al principio con palillos y una cartulina, superponiendo la letra N, de nuclear, y la D, de desarme, tal y "como se representan en el alfabeto marino de banderas", es decir, con los brazos formando una uve invertida y hacia arriba, como un palo vertical. El resultado lo simplificó y lo rodeó de un círculo. Los primeros souvenirs fueron una especie de pines de cerámica que llevaban tinta negra sobre fondo blanco o a la inversa, aunque hoy en día el símbolo se representa con cualquier color.

Utilización "desagradable"

A Holtom y a la CND nunca se les ocurrió patentar el diseño, lo que ha provocado, según la organización antinuclear, que haya sido utilizado "comercialmente de forma desagradable". Los primeros bosquejos del símbolo se conservan en la Universidad de Bradford.

El diseño es tan sencillo, tan esquemático, que es fácil encontrarle orígenes fantasiosos. Algunas runas germánicas, como destacan los amantes de lo esotérico, son muy parecidas. Y también hay quien le atribuye erróneamente un origen satá- nico por su semejanza con una cruz al revés (aunque, en este caso, el tridente pierde la pata del medio y se convierte en la letra lambda).

Incluso el propio Holtom ideó en primer lugar una cruz cristiana rodeada por un círculo, pero desistió tras pedir consejo a unos sacerdotes conocidos, quienes le recomendaron que no mezclara las protestas antinucleares con un símbolo tan sensible. El círculo suele asociarse a pervivencia, a futuras generaciones.

El logotipo tuvo cierto éxito en Gran Bretaña, pero la fama le llegó cuando cruzó el Atlántico, según parece de la mano de un activista antinuclear amigo de Martin Luther King. En EEUU empezó a utilizarse primero en las luchas por los derechos civiles, contra el racismo, y luego contra la guerra de Vietnam.

Lo asumieron como suyo los hippies y hasta los punks de los años 70, pero ante todo es un símbolo antibelicista. Se usó profusamente contra la invasión soviética de Praga y en las protestas de mayo del 68 en París, donde compartió cartera con la A anarquista, una invención asimismo reciente.

El círculo con el tridente también fue visible, por poner más ejemplos, durante la guerra en Bosnia y en Timor Oriental, cubriendo ataúdes de fallecidos, y en las protestas de las Madres de Mayo en Argentina. Con una variante en color verde ha figurado también en campañas ecologistas. Prueba de su gran implantación es que EEUU llegó a dedicarle un sello como símbolo de los años 60, junto al festival de Woodstock y la conquista de la Luna.

El círculo de la CND no es el único símbolo de la paz, pues compite con la rama de olivo de origen cristiano, con la rama de laurel, con la oca egipcia, con la paloma blanca (de origen oriental antiguo, muy anterior a Pablo Picasso), con el ramo de flores, con el arco iris y hasta con el círculo con tres puntos rojos en su interior (muy poco conocido en España). Pero está claro que ninguna de estas creaciones es tan fácil de recordar y de dibujar como la inventada, sin imaginar su futura popularidad, por el diseñador casi anónimo Gerald Holtom.

 


 

Envío de noticia
Lo sentimos

Para enviar noticias por email necesitas estar registrado en El Periódico de Aragón.

Redes sociales
Accede con tu cuenta

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón.

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla.