Las donaciones de inmuebles se dispararon por el cambio de ley

El aumento de tributación por el impuesto de donaciones de este año disparó el trabajo durante el 2015, sobre todo al final, en las notarías aragonesas. Aunque ya el 2014, por anticipación, había sido movido en este ámbito. Según los datos que maneja el registro central del Notariado, en el 2008 (referencia como preludio del desplome por la crisis) se hicieron en Aragón 1.612 transacciones de donación. En el 2014 prácticamente se habían duplicado (4.438), y el año pasado llegaron a 4.968, muchos in extremis, en Navidad. Con la particularidad de que, aunque no hay cifras separadas, el año pasado la mayoría fueron de inmuebles, donados a hijos y herederos antes de que hacerlo fuera prohibitivo. "Hay que recordar que con el cambio hemos pasado a ser la segunda comunidad más cara de España en este impuesto, no es para estar orgullosos", ironizaba Francisco Pizarro. En cualquier caso, el asesoramiento notarial impidió que la cifra fuese aún mayor. "Los clientes no tenían en cuenta que, pese a ahorrarse en ese impuesto, la venta de patrimonio podía hacerles pagar más en el IRPF, o la plusvalía", explicaba.

X

Política de Privacidad y cookies

Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle contenidos, servicios y publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continua navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración.