MUNDIAL DE MOTOGP

Márquez lidera un triplete histórico en Holanda

El tetracampeón del mundo de MotoGP gana, en Assen, uno de los GP más brutales de los últimos años Un extraordinario Rins (Suzuki) y un resucitado Viñales (Yamaha) acompañan al 'nen de Cervera' en el podio

Marc Márquez celebra la victoria en el circuito de Assen
YVES HERMAN

EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Tremendo. Lo nunca visto. Ni siquiera en Australia-2017 donde hubo múltiples adelantamientos y hasta choques de carenados, cuerpos y peleas espectaculares. Increible cómo se han comportado todos, todos, absolutamente todos, los campeones o casi, con un pilotaje agresivo pero noble, velocísimo pero arriesgado, contundente y determinante en todos los momentos, curvas, rectas y la famosísima chicane de entrada a meta de Assen, la ‘catedral’, en efecto, del motociclismo mundial. Y, en el altar del podio, el mejor del mundo, casi el mejor de todos los tiempos, el catalán Marc Márquez (Honda), rodeado, por vez primera, desde Aragón-2017 (Marc Márquez, Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo), por otros dos españoles, un tremendo, exquisito y fabuloso Alex Rins (Suzuki) y un recuperadísimo y estelar Maverick Viñales (Yamaha).

Sí, en efecto, Márquez se la jugaba aquí, en Holanda, donde no ganaba desde el 2014 (su año talismán) y donde tampoco había logrado aún la ‘pole’, que consiguió, también a la tremenda, el sábado. “Era importante parar la racha de Jorge (Lorenzo), que ha vuelto a estar tremendo en el inicio de esta carrera y por eso me la he querido jugar durante toda la carrera, no quería, no, que ganase otro que no fuese yo, pues la ventaja que ahora tenemos en el Mundial (41 puntos más que Valentino Rossi) empieza a ser importante”, señaló el ‘nen de Cervwera’.

Carrera vibrante desde su inicio
Y es que la carrera ha sido tremenda desde que se apagó el semáforo y Lorenzo, que arrancaba desde la cuarta fila, se colocó líder en solo dos vueltas. Y, pegadito a él, al ganador de las dos últimas carreras (Mugello y Montmeló), se colocó el trenecito más impresionante de la historia. Sí, sí, el inmeno Rossi, el dolorido Andrea Dovizioso (Ducati) y dos sensacionales, llamativos y atrevidos jóvenes como Rins y Viñales, que querían gloria, que olieron la sangre y que quieren ser como los ‘grandes’, como los campeones, aspirantes a todo.


Marc Márquez celebra la victoria en el circuito de Assen. / YVES HERMAN
De ahí que Rins, que venía de pasar una noche horrible con gastroenteritis, chocase con Márquez cuando pasó a ser tercero. De ahí que Márquez le devolviera el agresivo adelantamiento dos vueltas después. Igual, igual, la misma pelea y paso. De ahí que el ‘Doctor’ pelease como siempre los domingos, como nunca, por subir al podio y cometiese, en efecto, dos errores, que le relegaron al final por detrás de ‘Dovi’ (4º) y debió de conformarse con la quinta plaza.

Y, sí, al final, Márquez, como había demostrado todo el fin de semana, como había hecho en el ensayo vital del sábado y en el de la ‘pole’, era el mejor, el más rápido y, sobre todo, el más intrépido y valiente en las chicanes que dan entrada a la meta de Assen, donde hay que retorcer, no solo el puño del gas, sino la moto, el cuerpo, los tobillos y las rodillas para sobrevolar las curvas y acariciar los ‘pianos’ para poder adquirir ahí la ventaja.

Hachazo final de Márquez
Cuando todos se relajaron o vieron que era imposible pelear, ser más agresivos, valiente y veloz que Márquez, el tetracampeón catalán ha sacado lo que tenía escondidito y se ha ido. A falta de dos vueltas del final, Márquez rodó en 1.34.261 minutos, mientras Rossi hacía 34.7, Dovizioso paraba el crono en 35.0 y Viñales, en 34.8. Ese medio segundo, o casi, que tenía guardado fue vital para convertirle en tetracampeón de este año (EEUU, Jerez, Francia y Holanda) y en líder solitario.

“¡Uf! Ha sido tremendo, nos lo hemos pasado muy bien pero, imagino, que la gente, en casa, se lo habrá pasado ¡bomba!, pues parecía más una carrera de Moto3 que de MotoGP, pues las peleas han sido tremendas, nos hemos dado todos contra todos ¿a qué sí?”, dijo Márquez al bajar del podio. “Quería abrir hueco, pero ha sido imposible porque el viento, sobre todo en la recta de arriba, te paraba mucho y, si te metías detrás de alguien, el rebufo te llevaba solo, así que me he esperado al final”, insistió Márquez, que acabó diciendo que “he sabido gestionar los neumáticos y conseguir estos 25 puntos, que son muy buenos pues solo llevamos ocho carreras y ya tenemos 41 puntos más que Rossi, que sigue siendo segundo”.

Mundial de MotoGP: 1. Marc Márquez (España), 140 puntos; 2. Valentino Rossi (Italia), 99; 3. Maverick Viñales (España), 93; 4. Johann Zarco (Francia), 81 y 5. Andrea Dovizioso (Italia), 79.

Outbrain