Casi un año después de que Juan José Badiola reclamara mejoras para los investigadores que se están ocupando de controlar el mal de las vacas locas, el laboratorio que dirige en Zaragoza, el centro de referencia para toda España, sigue igual. En el mismo habitáculo minúsculo trabajan cinco profesionales que cuentan con un presupuesto de unos ocho millones de pesetas. El Gobierno central garantizó que en el 2001 llegarían 300 millones de pesetas a este centro ubicado en la Facultad de Veterinaria, pero de momento no hay nada tangible y Badiola ha vuelto a recordarle a Madrid que estas inversiones son vitales para estudiar en mejores condiciones la Encefalopatía Espongiforme Bobina (EEB)."Se ha perdido un tiempo precioso", lamentó Juan José Badiola. "Se ha dejado pasar un año y ahora será muy difícil que en el 2002 pueda estar finalizada cualquier obra para mejorar las instalaciones del laboratorio", explicó a este diario. La Universidad de Zaragoza, según Badiola, tiene perfilado un proyecto para ampliar el centro de referencia, pero no puede sacar las obras a concurso hasta que no cuente con el respaldo económico de los ministerios de Presidencia y de Agricultura.De todas formas, el catedrático de Patología Animal y exrector de la Universidad de Zaragoza fue comprensivo con los responsables del Gobierno central, con los que ha mantenido contactos últimamente para interesarse por estas inversiones. "Parece ser que no hay ningún problema político, sino que se trata más bien de algún retraso administrativo", afirmó Badiola.Mientras siguen sin llegar noticias de los ministerios (tampoco a este diario), Badiola pidió celeridad en la ejecución de los 300 millones de pesetas. "Vamos contrarreloj y necesitamos desatascar esta situación cuanto antes", remachó el director del Laboratorio Nacional de Referencia sobre Encefalopatías Espongiformes Transmisibles.Una de las componentes del centro ratificó a este diario que nada ha cambiado. "Seguimos trabajando cinco personas, dos veterinarios, dos técnicos de laboratorio y una persona que se ocupa de la gestión y de la coordinación del trabajo".Esta misma persona aseguró que mientras el dinero del ministerio no llega es la Universidad de Zaragoza la que está adelantando algunas cantidades. "Es necesario que las partidas prometidas por Madrid, los ya famosos 300 millones de pesetas, lleguen cuanto antes", señaló.En lo que llevamos de año, el laboratorio de Zaragoza ha continuado con su labor de análisis del mal de las vacas locas. Desde enero, ha realizado ya casi 2.500 tests prionics, las pruebas rápidas con las que se puede saber si un animal vivo padece la encefalopatía espongiforme.