Representantes de la ONG con sede en Zaragoza Cocineros en Acción parten esta noche con destino a las repúblicas de Afganistán y Kirguizistán para colaborar en la elaboración de la cena de Nochebuena que se servirá a los más de 500 soldados y oficiales españoles que prestan ayuda humanitaria en esa zona del planeta. Cocineros en Acción, que está presidida por el restaurador aragonés Emilio Lacambra, participa en esta actividad solidaria junto a la Cofradía de Ciento, que integra a buena parte de los mejores restaurantes de España, y la Escuela Superior de Gastronomía de Toledo.

En total, el grupo, que viajará desde la base de Torrejón esta noche en un avión de la Fuerza Aérea Española, está compuesto por 19 personas, cinco de ellas de Zaragoza: el maitre Félix Martínez Martínez, los cocineros Rogelio Ayala (El Mangrullo) y Agustín Cremades (Los Cocineros), y los voluntarios Antonio Domínguez y José Miguel Clemente.

EXPERIENCIA Emilio Lacambra (Casa Emilio) se queda en la capital aragonesa por asuntos personales, después de acumular ya tres experiencias parecidas, ya que fue a Bosnia en las Navidades de los años 94, 95 y 97. Fue en este último viaje, precisamente, cuando surgió la idea de crear Cocineros en Acción.

"Una serie de profesionales de la restauración nos dimos cuenta de la necesidad que había de crear una ONG que pudiera desplazarse y montar una cocina de campaña allí donde una catástrofe lo hiciera necesario", explica Emilio Lacambra, que no hace sino repetir palabras de agradecimiento a todas las personas que se han involucrado en este proyecto.

Una de esas personas es Ignacio Cabello, el restaurador copropietario del famoso restaurante madrileño Halifax. "Lo que intentamos es aportar lo que sabemos. Estamos en esto de la cocina ¿no?, pues qué vamos a hacer sino servir comidas. La cuestión es ayudar", comentó Cabello a este diario través del teléfono. "El objetivo principal en Afganistán no es que los soldados coman bien, que eso ya se da por hecho, sino que se sientan como señores por un rato. Queremos tratarlos como reyes y transmitirles el cariño de la población española en unos días tan señalados. Para ellos es muy duro pasar la Nochebuena tan lejos de casa".

Otro protagonista, Rogelio Ayala, está superado por la emoción. "Cuando me enteré de que se había organizado este viaje no lo dudé ni un momento. Estoy loco por llegar y participar en todo lo que sea necesario", asegura el cocinero argentino afincado en Zaragoza.