La Consejería de Educación y Ciencia, junto con el Ayuntamiento de Zaragoza, va a mejorar el servicio del comedor escolar. La DGA pretende que ningún alumno con apuros económicos se quede sin beca, reducir el precio para las familias que tienen más de un hijo matriculado y adelantar la convocatoria para que a principio de curso ya se hayan resuelto todas las solicitudes de beca. Estas son las iniciativas que baraja la DGA y que en breve presentará al consistorio, con el que recientemente acercó posturas tras años de tensas relaciones.

El director general de Renovación Pedagógica, Juan José Vázquez, desgranó ayer estas actuaciones en las Cortes, en una comparecencia solicitada por él para explicar la polémica surgida el pasado mes de noviembre, cuando se hicieron públicas las listas de las familias que van a gozar de beca de comedor durante este curso y se comprobó que casi la mitad de los solicitantes se habían quedado sin ayuda, una cifra muy superior a la de años anteriores.

Vázquez detalló el tira y afloja que el departamento ha mantenido con el ayuntamiento por la congelación de su partida presupuestaria para estas becas, lo que unido al aumento de peticiones provocó que la DGA haya tenido que hacer un esfuerzo económico para intentar llegar a las familias con menos poder adquisitivo. "La aportación del Gobierno de Aragón entre 1999 y el 2002 se incrementó en un 38%, pasando de 577.000 euros a 800.000, mientras el consistorio se quedaba en 252.000 euros", afirmó.

Por otra parte, la comisión de Educación, con los votos del PP y del PAR, aprobó una proposición no de ley que insta a la DGA a pagar un complemento a los profesores de Infantil de los centros concertados.