La Asociación de Vecinos del Barrio Jesús reclama la construcción en el barrio de un centro de asistencia para la tercera edad, que disponga de centro de día, centro de convivencia y tenga la posibilidad de prestar servicios domiciliarios. Los vecinos recuerdan que el sector no dispone de ningún equipamiento para este colectivo y señala que el 90% de los usuarios potenciales de este recurso vive solo.

El estudio que ha realizado la entidad vecinal pone de manifiesto que el nivel de cobertura de servicios que presta el Ayuntamiento de Zaragoza a los ancianos del barrio Jesús está muy por debajo de lo que recomienda el Plan Gerontológico Nacional. Así ocurre, por ejemplo, con la teleasistencia. El plan marca un 12% de cobertura a las personas mayores de 65 años, pero en el barrio sólo se beneficiaron de este servicio en el año 2002 un 3,4% de mayores. El informe vecinal ha cotejado además las necesidades del grupo de mayores con las trabajadoras sociales de la zona, que piden un aumento de las prestaciones del consistorio, además de ayudas para el cuidador y la creación de casas tuteladas.

Estos profesionales también han aportado al informe vecinal las demandas que expresan los mayores y que basicamente se refieren a la solicitud de plazas de centros de día y centros residenciales, además de clubs, servicios de ayuda a domicilio y programas de teleasistencia.

Los responsables de la asociación Jesús explican que el barrio está pendiente de una reorganización urbanística en la zona más antigua, que hace peligrar la continuidad de algunas construcciones habitadas fundamentalmente por ancianos, minorías étnicas y familias inmigrantes. "Esto supone un alto grado de incertidumbre sobre el futuro de las personas que viven allí" y genera el problema de "reubicación" de estas personas. Pero los ancianos tienen más problemas vinculados con las viviendas, como las barreras arquitectónicas que dificultan la accesibilidad a los inmuebles y los propios impedimentos que se encuentran dentro de los pisos, especialmente en los baños, "ya que no hay instalaciones adaptadas ni posibilidades de poder hacerlo".

PROBLEMAS AÑADIDOS El trabajo que ha elaborado la entidad ciudadana concluye que estas circunstancias se superponen a los problemas estructurales de la propia zona y terminan por suponer "problemas añadidos a los propios de la edad, que derivan frecuentemente en apatía, soledad y depresión".

Los vecinos aseguran que esta realidad obliga a crear "un entorno habitable" y realizan una doble propuesta que pasa por incrementar el número de ancianos que reciben el servicio municipal de ayuda a domicilio hasta un 8% de la población mayor de 65 años, y hasta el 12% en el caso de la teleasistencia. Por otra parte, solicitan la creación de un centro de multiservicios, que combine los modelos que el Inserso maneja en la actualidad. Así, abogan por un equipamiento que disponga de centro de convivencia, centro de día y prestaciones de servicios domiciliarios. La asociación destacó que a la hora de poner el centro en marcha, sería preciso evaluar la situación de cada usuario para ofrecerle el recurso más apropiado a sus necesidades y no colapsar los servicios que se consideran de más fácil acceso.