Los jefes de Guardia del Cuerpo de Bomberos de Zaragoza han denunciado a dos altos cargos del ayuntamiento de la capital aragonesa por "presuntos delitos contra la salud de los trabajadores y trato degradante", según informó ayer el sindicato CSI-CSIF. Los denunciantes consideran que el director y la jefa del área de Personal han "consentido y mantenido" que se vulnerara "el derecho fundamental a la integridad psíquica y moral de los funcionarios afectados".

Según un comunicado de prensa de la sección sindical de CSI-CSIF en el Ayuntamiento de Zaragoza, los citados altos cargos del servicio de Personal del consistorio son "conocedores del acoso moral continuado o mobbing del que son objeto" los denunciantes y de "sus graves efectos en la salud y en la integridad física".

El director y la jefa de área, también según el escrito, han sido "requeridos expresamente" tanto por "la Inspección de Trabajo" como "por el propio servicio de Prevención y Salud del ayuntamiento" para poner fin a la situación de "infracción de las normas de prevención de riesgos laborales" que se registra.

Todas estas cuestiones constan en las denuncias presentadas por los jefes de Guardia de Bomberos. El Juzgado de Instrucción número 5 de Zaragoza está instruyendo las diligencias previas.

Este conflicto laboral se arrastra desde hace meses en el consistorio y tiene su origen en la disparidad de criterios respecto a las funciones que se deben atribuir a los profesionales de los servicios afectados.