Una vecina de la calle Cortes de Aragón, donde también vivía realquilado el presunto pedófilo, señaló ayer que David M. pasó vídeos supuestamente pornográficos a un grupo de cinco niños en su domicilio. Tenía el volumen muy alto y la mujer le llamó la atención. Este incidente y las cantidades de dinero que manejaban las presuntas víctimas de los abusos sexuales son los únicos datos que originaban sospechas sobre las actividades del militar, quien también solía ir acompañado de adolescentes de 16 y 17 años según los vecinos. Varios padres descubrieron que sus hijos tenían dinero cuya procedencia desconocían y mantuvieron una reunión en las piscinas antes de denunciar los hechos. Con posterioridad, los menores presuntamente afectados prestaron declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, cuyo Equipo de la Mujer y el Menor realizó las investigaciones y procedió a efectuar un registro en la vivienda del sospechoso, en la que se intervino diverso material pornográfico. Posteriormente, miembros de esta unidad se desplazaron a Vigo para detener y poner a disposición judicial a David M., quien se encontraba de vacaciones con sus familiares.