Conforme se aproxima el 2 de agosto, fecha límite para la presentación de alegaciones al PHN, son más los colectivos y entidades que presentan nuevas quejas contra el estudio de impacto medioambiental del trazado del trasvase del Ebro. Ayer lo hizo UGT, que presentó 1.600 firmas de apoyo a sus seis alegaciones al consejero de Medio Ambiente de la DGA, Alfredo Boné.

Mientras que IU continúa hoy en Huesca con la recopilación de apoyos y CHA hace lo propio en Madrid, se suceden los estudios que critican el estudio de impacto medioambiental.

Así, el Colegio Oficial de Biólogos de Aragón ha reclamado la elaboración de un nuevo estudio, al considerar que el presentado por Medio Ambiente "no cumple con los procedimientos técnicos y metodológicos básicos".

Para el vicedelegado del colegio, Jorge Abad, el informe no tiene en cuenta las afecciones del proyecto en el conjunto de la cuenca, en su flora y fauna y sólo analiza el sistema socioeconómico de las comarcas de Tarragona, mientras que se olvida de las de Aragón.

Siguiendo esta línea, la Sociedad Española de Malacología (SEM) ha presentado cinco alegaciones al Plan Hidrológico Nacional ante el "desastre ecológico" que los bivalvos exóticos invasores, como el mejillón cebra o la almeja asiática, provocarán sobre los moluscos autóctonos de las cuencas si el trasvase del Ebro se lleva a cabo.