Zaragoza Los vecinos de la plaza de Ariño y aquéllos que pasean por los alrededores se quejan y comprueban alertados cómo, con el paso del tiempo, partes de la plaza van cayéndose a pedazos sin que nadie se preocupe por arreglarla.