Los principales empresarios de transporte de viajeros por carretera de Aragón optarán juntos al concurso de explotación de la terminal de autobuses de Zaragoza, ubicada en la estación intermodal de Delicias. Fuentes del sector apuntaron a EL PERIODICO DE ARAGON que 18 firmas que operan en la comunidad constituyeron hace dos años y medio una sociedad, Aragonesa de Estación de Autobuses SA, que ha planteado con éxito mejoras en el diseño de la estación que construye el Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), como la anchura de la terminal o la separación entre andenes del tren y las dársenas del bus.

Dicha sociedad está negociando con el consistorio zaragozano la adquisición de unos terrenos próximos a la intermodal con el fin de levantar, en el caso de ganar el concurso, un centro logístico de atención de autobuses. Este suelo rústico, de unos 120.000 metros cuadrados, se ubica a unos dos kilómetros de la intermodal, en las proximidades de la depuradora de La Almozara y frente al Parque Deportivo Ebro. El terreno, repartido entre la Diputación de Zaragoza, la Iglesia y particulares, está reservado en el Plan General de Ordenación Urbana para servicios auxiliares para el transporte.

Antes de sacar a concurso la explotación, el Gobierno de Aragón debe cerrar con el GIF el nivel de acabados con el que se le entregará la estación de autobuses, ya que los costes de construcción se han duplicado y la DGA sólo se comprometió a pagar nueve millones de euros por las instalaciones. Ahora, negocia el pago de una partida extra de unos 3,5 millones para rematar las instalaciones, que no se abrirán al tráfico hasta el verano del próximo año.

El Departamento de Obras Públicas y Transportes sacó el pasado viernes a exposición pública su modelo de explotación, aunque aún debe redactar el pliego de condiciones del concurso. Su pretensión es licitar la gestión de la estación de autobuses mientras se ultiman los trabajos.

OFERTA La sociedad Aragonesa de Estación de Autobuses SA pretende ofertar la creación de una sociedad mixta, de forma que la DGA participe en la gestión del complejo. Su pretensión es optimizar los costes con el fin de que la tasa que deban pagar los pasajeros por su utilización sea mínima. "Somos muy conscientes de que uno de los sistemas para hacer competitivo el transporte por carretera es el precio, por lo que ajustaremos los costes de gestión de la estación si ganamos el concurso", apuntaron fuentes de la sociedad.

Las empresas de transporte también defienden la creación de un centro auxiliar a la terminal, a la que se dirigirían los autobuses nada más dejar a los pasajeros. En las instalaciones, pretenden habilitar una gasolinera, un taller de reparación, un servicio de limpieza y hasta una residencia-hotel para los conductores en tránsito. "Se podrían retirar los autobuses en espera y evitar atascos en la estación", apuntaron.

Su oferta también incluiría la posibilidad de crear una ventanilla única para la venta de los billetes, independientemente del destino y de la compañía, y prestar el servicio las 24 horas del día.