Un nuevo estudio califica de "inadmisibles" los riesgos de hundimiento en la línea del AVE en el entorno de Zaragoza teniendo en cuenta parámetros internacionales de evaluación. Así lo indican dos expertos del Instituto Geológico y Minero de España, organismo dependiente del Ministerio de Ciencia, que han calculado que se pueden abrir hasta tres socavones bajo las vías cada 50 años a lo largo de los 20 kilómetros ferroviarios del entorno de la capital aragonesa.

Sus conclusiones están en la misma línea de los trabajos realizados antes de la apertura del AVE por el Colegio de Geólogos de Aragón y por un grupo de profesores de Geología de la Universidad de Zaragoza, que ya fueron rechazadas en su día por el Ministerio de Fomento y el Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), la sociedad estatal del AVE.

El nuevo informe, adelantado por la Cadena Ser , está firmado por el geólogo Juan José Durán y el ingeniero de Minas Francisco Ayala, que también es profesor de Riesgos Ambientales en la Universidad Politécnica de Madrid y que ejerció como perito judicial en la investigación de la tragedia de Biescas. En él se sostiene que el peligro de hundimiento del AVE es hasta tres veces superior a lo que internacionalmente se considera admisible. "Según los parámetros analizados, el riesgo tendría que ser hasta mil veces más pequeño y eso que hemos hecho correcciones", señaló a este diario Juan José Durán.

MODELO CIENTIFICO Los dos expertos del Instituto Geominero se han basado para su trabajo en la documentación hecha pública por el GIF y en los datos "fiables" de socavones por año y superficie en el entorno de Zaragoza. "Hemos sacado la tasa del número de hundimientos anuales por kilómetro cuadrado y, por proceso aleatorio, los que se pueden producir en el AVE", explicó.

Durán manifestó que España carece de técnicas oficiales de evaluación de riesgos, por lo que recurrieron a la del Gobierno de Hong Kong por ser la "más fiable del mundo". Al llevar los resultados de las series estadísticas al mapa de la capital salían varios puntos de hundimiento en el trazado del AVE, entre el aeropuerto y El Burgo. "Hicimos una serie de 200 años, pero nos centramos en la de 50 años, que es la que más coincide con la vida de una infraestructura como la alta velocidad, y salieron entre dos y cinco hundimiento en la traza", indicó.

El geólogo manifestó que también tuvieron en cuenta las correcciones realizadas por el GIF en el subsuelo del trazado para ser "lo más honrados posibles" en el estudio. Así, concluyeron que se pueden abrir entre 1 y 2,5 simas en el trazado. "Es la situación más probable y supone un número importante. El último accidente ferroviario de Alemania supuso 103 muertos, aunque no fue por un hundimiento. El problema es que las simas se pueden abrir muy rápidos, en unos pocos minutos", recordó.