El PAR encara su congreso regional del próximo fin de semana con un aparente cohesión interna. La ejecutiva aprobó ayer sin críticas el informe de gestión que defenderá el presidente saliente, José Angel Biel, que opta a la reelección y que mantiene bajo control el partido. Pero en las últimas horas han surgido algunos roces en Teruel con el responsable provincial, Miguel Ferrer, que estaría contrariado por su marginación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

La ejecutiva aragonesista mantuvo ayer su última reunión antes del congreso, en el que se renovará la dirección. En el encuentro, Biel comentó las líneas del informe de gestión que defenderá el sábado, que fueron respaldadas sin fisuras ni voces críticas por todos los miembros de su equipo, según varias fuentes.

Y eso a pesar de que, aunque es socio del Gobierno autónomo, el PAR ha visto cómo se reducía notablemente su peso electoral y su presencia institucional, después de los comicios autonómicos y municipales del pasado mayo. Biel, según las fuentes consultadas, no pretende obviar el mazazo electoral, pero sí destacar la importancia de su partido para estabilizar las instituciones aragonesas y la cohesión interna.

Los aragonesistas pretenden reducir su ejecutiva a una veintena de miembros (ahora supera los 30), para lo que Biel --candidato a la reelección-- presentará una lista con 17 nombres de entre los que designará al secretario general y a los vicepresidentes. A esa lista se unirán los tres presidentes intercomarcales y el del comité local de Zaragoza. Si prospera una enmienda, también serán natos algunos portavoces, como los de las Cortes, el Congreso o el Senado.

NOMBRES Biel quiere que Juan Carlos Trillo, director general de Comercio, sea su secretario general. No está determinado el número de vicepresidencias, que podrían ser hasta cuatro (una por territorio). Entre los candidatos a esos puestos estarían Javier Allué y Manuel Lorenzo Blasco (Zaragoza), Antonio Ruspira, Marta Usón o Luis Estaún (Huesca). Otros nombres barajados para diversos cargos son los de Elena Allué, Fernando Arcega o Fernando Labena.

En Teruel los nombres aún no están claros, aunque parece que habría que contar con Miguel Ferrer, Inocencio Martínez o María Herrero. Sin embargo, en los últimos días han surgido ciertos roces que se deberían a que el partido designó a Luis Estaún candidato del PAR a la ejecutiva de la FEMP, en detrimento de Ferrer, que querría haber optado y que ayer no acudió a la ejecutiva.

Estas fricciones no tendrían por qué llegar hasta el congreso, especialmente porque Teruel siempre ha sido el feudo de Biel, que el pasado jueves abordó estos temas con Ferrer en un encuentro informal en los pasillos de las Cortes.