El proceso de restauración del castillo de Sádaba continúa a buen ritmo. Así, la próxima intervención que se va a acometer es la recuperación del paseo de ronda --zona de la fortaleza ideada para labores de vigilancia de los soldados--, que une superiormente cada una de las siete torres que posee el castillo, todas ellas de gran altura. Se trata de un elemento que permitirá al visitante una espectacular vista, tanto del interior de la edificación medieval como de sus alrededores.

Para la ejecución de este proyecto es necesario colocar unas vallas de protección, tanto en las almenas como en el perímetro superior de las mismas, así como unas estructuras que permitan el acceso a las torres con todas las medidas de seguridad, ya que ahora mismo están huecas al haber cedido los suelos de madera con el paso del tiempo.

PROYECTOR DE CINE Paralelamente a este intervención, el consistorio sadabense estudia también la recuperación de la pequeña iglesia de que dispone la fortificación. En ella está previsto el arreglo de la cubierta superior de cierre, que está muy afectada por la humedad, para después colocar un proyector, "con el que emitir una película referente al castillo y a su época de construcción, la Edad Media", explica el alcalde de la localidad, Cecilio Cavero.

El interés por llevar a cabo dicha iniciativa en esta zona del castillo se debe a que el templo es un bello ejemplo de arquitectura religiosa en el que conviven el estilo románico, presente en la factura de sus muros, ejecutados en piedra sillar de más de 1,5 metros de grosor, y el estilo cisterciense, que aparece en los capiteles, decorados con motivos vegetales de simbología cristiana.

Para la ejecución de estos trabajos, el consistorio sadabense busca financiación, que ha solicitado a la asociación de desarrollo rural de Cinco Villas. "Ahora estamos esperando una respuesta que, en principio, parece afirmativa", asegura Cecilio Cavero.

MAS TRABAJOS Independientemente de este proyecto, continúan otros trabajos en otras zonas del castillo. Concretamente, en la noroeste, donde se procede a la reparación de los muros de piedra arenisca de que está hecho, así como de las almenas. Estas obras corren a cargo de la empresa M y C, y tienen un coste de 178.850 euros, financiados entre fondos europeos Feder y el Ayuntamiento de Sádaba.

Este castillo se edificó en el 1223 por orden del rey Sancho VII El Fuerte, cuando la villa pertenecía al Reino de Navarra. Su tipología, de tipo Felipe Augusto, así como su elegancia de formas lo convierten en uno de los principales reclamos "para los amantes del turismo cultural, y de allí nuestro interés por recuperarlo como museo", concluye el alcalde.