Varios de los siete detenidos el pasado lunes en Vencillón (Huesca), Arándiga (Zaragoza) y Lérida acusados de organizar una trama para vender ofertas de trabajo ficticias a extranjeros declararon a la Policía Nacional que no recibieron ninguna cantidad de dinero por la formalización de los documentos que acabaron en manos de más de medio centenar de inmigrantes sin papeles , 35 de los cuales obtuvieron los permisos de residencia y trabajo gracias a estos.

Sí explicaron que rellenaron los documentos para formalizar las ofertas tras pedírselo un familiar o conocido, según el caso, al cual se los entregaron.

Entre los siete detenidos el lunes se encuentra un joven de Vencillón de 28 años acusado de vender, hasta por 6.000 euros, ofertas de empleo para trabajar en el campo o cuidar ganado a extranjeros en situación irregular, principalmente en Binéfar, Monzón y su área de influencia. Este joven no posee ninguna empresa, aunque sí las hay en su círculo familiar y de amistades.