Qué puede hacer Gustavo Alcalde para poner en apuros a Marcelino Iglesias y ganar no ya el debate sobre el estado de la Comunidad sino alguna credibilidad como futuro presidente de Aragón? No tengo ni idea. Si yo fuese el líder del principal partido de la oposición igual pasaba ya de convencionalismos y esta vez me marcaba un contradiscurso pasado de cachondeo. A ver si así...

Alcalde carece de instrumentos para comprometer a su adversario. Siendo el PP más trasvasista que nadie, no puede aprovechar ni la salida de tono del ministro Sevilla. Tampoco le cabe cuestionar las líneas maestras de la actual Administración autonómica, porque son tan moderadas y tan de orden que es dificilísimo darles caña desde la derecha.

Biel no va a revolverse contra su socio por motivos obvios. En cuanto a Bernal, el de CHA, aunque es quien dispone de más recursos e ideas para poner a parir la gestión de Iglesias (desde la alegalidad que impera en el Pirineo hasta la creciente subordinación al Gobierno central), tampoco será capaz de llegar muy lejos, porque aspira a sustituir a Biel en su bienpagá función de bisagra. Izquierda Unida (o sea, el diputado Barrena) poco más podrá hacer que no sea repetir por tercer año consecutivo las habituales jaculatorias izquierdistas.

En cuanto al pueblo llano, pues la verdad es que tampoco habrá de prestar mayor atención a estos juegos florales que se han de celebrar en el incomparable marco del hemiciclo de la Aljafería.

Las Cortes de Aragón, con su creciente estructura burocrática y su proverbial nadería cotidiana, no sulivellan a casi nadie. La gente está en otra onda, tiene otras preocupaciones y vive con suficiente confort. No hace falta que la televisión y la radio autonómicas tengan mucha audiencia ni que la ciudadanía beba en sus megainsípidos informativos. Basta con que el actual presidente (y por muchos años) siga sobrevolando el mundo y dejando hacer. Para qué debatir.