Ecoactiva, la filial de FCC que gestiona el vertedero de residuos peligroso de Aragón, será la encargada --tras decidirlo ayer la Mesa de Contratación de la DGA-- de ampliar las ya saturadas instalaciones de Torrecilla de Valmadrid (Zaragoza) y explotará los próximos 26 años el tratamiento de la basura tóxica generada por las empresas de la comunidad.

Así lo decidió ayer la mesa de contratación de la Consejería de Medio Ambiente de la DGA, que estimó adecuada la oferta única presentada por la citada firma. A diferencia de la primera adjudicación, que se hizo efectiva en 1997 a nombre de la anterior propietaria del vertedero, Euroresiduos, en esta ocasión el servicio se prestará a través de una empresa mixta en la que el Gobierno de Aragón conserva la propiedad del 60% de las acciones.

Este cambio parte de la declaración de la actividad como servicio público de titularidad autonómica en el 2003, confirmada en el 2004 por las Cortes, partidarias de un mayor control del sector, y concretada en el Plan de Gestión Integral de los Residuos de Aragón (Gira) de enero del 2005.

Además del viaje de la gestión del vertedero desde lo privado a lo mixto público-privado, el nuevo concurso para eliminar la basura tóxica incluye otra novedad importante: la construcción de un nuevo centro de manipulación física y química de residuos que precisan un tratamiento especial antes de su eliminación.

Ayer se puso en manos de Ecoactiva-FCC la ampliación del basurero de desechos peligrosos, pero hasta dentro de tres o cuatro semanas no se sabrá quién se hace cargo de la planta físico-química, que se lleva la mayor parte del presupuesto del concurso. Cuatro empresas optan a la construcción y explotación del servicio, que se concede por un plazo de 25 años.

La DGA convocó la doble contrata el pasado mes de abril, que incluye la creación de la empresa mixta, la construcción del nuevo vertedero (funcionará como una ampliación del actual de Torrecilla de Valmadrid) por diez millones de euros y la puesta en marcha del centro de tratamiento físico-químico por una cantidad similar.

PRESUPUESTO El presupuesto de explotación para las dos actividades será de 123, 7 millones de euros, de los cuales 77 se destinan a la planta de manipulación física y química--aún por adjudicar-- y 46,2, al vertedero. En principio, el dinero lo ponen las concesionarias. Lo recuperarán después con el pago de las empresas que producen los residuos.

El basurero de residuos peligrosos recién adjudicado debe tener capacidad para absorber 20.000 toneladas al año y un total de 626.000 durante toda la concesión. Los dos depósitos del actual vertedero, con una capacidad teórica de 63.000 toneladas cada uno, han prestado servicio durante casi diez años; el primero se llenó en el 2003 y el segundo está ya apurando sus reservas de espacio.

Ecoactiva construirá en dos fases un complejo con cuatro vasos para vertidos peligrosos y dos, de menor tamaño, para amianto. Sus instalaciones deben contar también con una balsa de pluviales y otra para los lixiviados --residuos tóxicos líquidos--, además de depuradora, básculas y oficinas. La primera fase dará servicio 8 años y la segunda, 18.