El informe destaca que el salario de los profesores españoles es un 25% superior al de la media de los países de la OCDE en los primeros años de docencia. No obstante, los docentes españoles tienen "menos incentivos salariales", ya que para alcanzar el salario máximo en España un profesor necesita 39 años, mientras que en la media de los países de la OCDE es de 24 años. Con todo, "España es uno de los países que ha mejorado enormemente el nivel de educación en los últimos 30 años" y, desde ese prisma "ha conseguido una sociedad igualitaria" subrayó Charbonnier. A pesar de estos datos positivos, a la OCDE también le llama la atención que España sólo dedique el 4,4% de su PIB a educación, cuando el promedio de los países desarrollados es del 5,9%.