El Ayuntamiento de Abiego se ha movilizado para poder sacarle partido turístico al convento de San Joaquín, un edificio de arquitectura colonial del siglo XVIII y propiedad del Obispado, pero que actualmente no tiene ningún uso.

Según explicó el alcalde de la localidad, Felipe Monclús, debido a la singularidad del edificio y el paisaje en el que se encuentra varias empresas han mostrado su disposición para comprarlo y construir un parador de cinco estrellas.

Dos de los empresarios que se han interesado por comprar este edificio son nada menos que el expresidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y el del Real Zaragoza, Alfonso Solans. El primer edil aseguró que varias personas de su entorno se han desplazado hasta la localidad para comprobar el estado del edificio. La DGA ya hizo un proyecto hace años para convertirlo en Hospedería de Turismo, pero al final se quedó parado.

Sin embargo, y aunque las negociaciones entre el ayuntamiento y el Obispado siguen abiertas, de momento este último no parece muy dispuesto de momento a vender, y el ayuntamiento ha decidido recoger firmar para que se conozca la voluntad de los vecinos. "Es una iniciativa muy interesante para todos, porque generará empleo y permitirá la llegada de más vecinos", explicó el alcalde.

La inversión prevista para rehabilitar y acondicionar el convento como hotel de cinco estrellas podría rondar los cinco millones de euros, lo que permitiría crear entre 80 y 100 habitaciones. Este edificio ha tenido muchos usos a lo largo de su historia. En poco más de dos siglos ha servido como ermita, convento de Franciscanos, convento de Clarisas, hospital militar del ejército republicano del este en la Guerra Civil y fábrica de pieles.