Los visitantes de la Expo 2008 ya pueden conocer las últimas novedades sobre la muestra a través de la última tecnología. El centro de visitantes inauguró ayer una pantalla de grandes dimensiones y una maqueta del recinto de Ranillas gracias a las que se podrá acceder a las últimas novedades sobre el estado de las obras y podrá verse cuál será el resultado final en el meandro.

La maqueta, de tres metros de ancho por tres de largo, se ilumina por partes, paralelamente a lo que se va mostrando en una pantalla situada en su cabecero. Este modelo permite visualizar con sumo detalle el recinto terminado de la muestra internacional.

Otra de las novedades consiste en la incorporación al centro de una pantalla de tres metros de ancho por dos y medio de alto, que proyecta imágenes de las obras de acompañamiento que hay en la capital aragonesa. El seguimiento de los avances en las obras del azud, las riberas del río Ebro, del Gállego o del aeropuerto podrán seguirse a través de este puntero equipamiento.

Además, tres monitores de televisión se encargan de proyectar imágenes aéreas de la evolución semanal de los trabajos. Por último, se han instalado otras dos pantallas en las que se proyecta una escenificación de agua turbulenta, así como una cascada que orienta al visitante hacia la salida. Esta actualización y puesta a punto del área de la razón del centro de visitantes se mostró al público este fin de semana pasado, antes del plazo previsto para ello. En principio, la empresa Lunatus, encargada de diseñar el interior de las instalaciones y los temas que se abordan, debe modificarlos cada seis meses. "Se ha mejorado fundamentalmente el tema informativo y del merchandising, señaló Jerónimo Blasco, director general de Operaciones.

Blasco señaló que se han "potenciado los contenidos" en el centro de Ranillas para prestar servicio a los visitantes que acudían allí. "Antes teníamos más información en la plaza de España", explicó. En tres o cuatro meses se volverán a actualizar las proyecciones y los vídeos. En sus primeros tres meses de funcionamiento y, a falta de que llegue el puente del Pilar, el flujo de visitantes no ha dejado de aumentar, situándose la cifra en la actualidad en más de 42.000 personas. Solo el domingo se acercaron hasta estas instalaciones 1.011 visitantes. El complejo, ubicado en la avenida de Ranillas cerca de la glorieta de Pablo Ruiz Picasso, servirá de punto de información al ciudadano y hará las veces de lugar de recepción para países e invitados especiales.