ORINA EN LAS CALLES. Estamos en plenas Fiestas del Pilar. La marcha se dispara y la gente en las calles se multiplica. El Casco es una de las zonas de la ciudad que más padece este incremento de gentío, yo vivo ahí y lo puedo asegurar. No estoy en contra de que la gente salga y se divierta. Sin embargo, lo que sí me molesta es que la gente orine en las calles, y de verdad que esto es algo habitual, al menos en esta zona. Con el incremento de personas estos días, la cosa empeora, la gente no se corta a la hora de esconderse detrás de un coche o incluso en un portal y orinar con toda tranquilidad. Y, claro, a la mañana siguiente no se puede ni pasar por allí. Un poco de consideración que aunque la calle es de todos no es un retrete público. JOSÉ MARÍA PÉREZ. ZARAGOZA

PINTADAS EN LAS PAREDES. Me sorprende lo irrespetuosa que puede llegar a ser la gente. No hay más que darse un paseo por Zaragoza para ver lo sucias que están algunas fachadas. Las pintadas hechas con aerosoles decoran muchos de los edificios. Una buena lección de civismo no nos vendría mal. LARA ROVIRA. ZARAGOZA