Chunta Aragonesista y el Partido Aragonés mantuvieron ayer una polémica dialéctica tras la reacción del portavoz del PAR en las Cortes, Javier Allué, al apoyo que dará CHA a la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2007. Allué criticó el "entreguismo" de CHA por apoyar "a cambio de nada" al gobierno socialista. Además, interpretó el compromiso arrancado por Labordeta a Solbes por ampliar hasta el 2012 el Plan Teruel, como una forma "de dilatar plazos" sin lograr más dinero.

La contrarréplica no se hizo esperar y CHA emitió un comunicado para asegurar que el dirigente aragonesista hacía "elucubraciones mentales" al interpretar la reunión que mantuvieron el lunes el vicepresidente segundo con el diputado nacionalista. CHA lamentó que el PAR lance "acusaciones sin contrastar, con argumentos basados en la falacia, en una escalada hacia la demagogia preocupante en un partido con responsabilidades de gobierno en Aragón", al tiempo que invitó a Allué --que también criticó que CHA apoye en Madrid los presupuestos pero no la tramitación del Estatuto-- a explicar qué ha hecho él como socio de gobierno en la DGA por mejorar los fondos para Teruel.