Este invierno los aragoneses contarán con un abono de temporada de 670 euros para las siete estaciones de esquí más importantes de la comunidad. En los niveles infantil y sénior el precio del forfait Aragón 7 estaciones será de 535 euros. Este año es la primera vez que una iniciativa de este tipo incluye a Astún y Candanchú, estaciones no integradas en la entidad semiprivada Aramón.

La pasada semana se hacía público el anuncio alcanzado entre el grupo Aramón --que incluye las estaciones de Cerler, Formigal, Javalambre, Panticosa y Valdelinares-- con Astún y Candanchú, para potenciar el turismo de nieve, tanto dentro como fuera de sus fronteras. Aramón es una entidad propiedad en un 50% del Gobierno aragonés y en el otro 50% por la entidad de ahorro Ibercaja. La primera acción conjunta será el lanzamiento del forfait de temporada conjunto Aragón 7 Estaciones, que permitirá esquiar sin ningún límite de días en todas ellas.

Los centros invernales esperan una respuesta muy significativa del mercado, dado el valor que tiene para los esquiadores la posibilidad de disfrutar de siete dominios diferentes que suman en conjunto más de 300 kilómetros de pistas.

Las estaciones aragonesas llevan años realizando un importante esfuerzo inversor en infraestructuras y servicios, superando el 40 % de la inversión del sector y apostando claramente por ofrecer a sus clientes la máxima calidad (las 7 están certificadas con la Q de calidad turística española).

El lanzamiento de este esfuerzo comercial conjunto supone un paso más en el compromiso con los clientes, que ya superaron el millón y medio durante la pasada temporada de esquí.

Los centros invernales aragoneses, cinco de los cuales se integran en el grupo Aramón, esperan una respuesta muy significativa del mercado, dado el valor que tiene para los esquiadores la posibilidad de disfrutar de siete dominios diferentes que suman en conjunto más de 300 kilómetros de pistas.