El Club Náutico ha intentado dar marcha atrás y paralizar los procesos expropiatorios y de desahucio que el Ayuntamiento de Zaragoza abrió en abril para ocupar sus terrenos y acondicionarlos según el proyecto previsto dentro del plan de riberas del Ebro La entidad ha presentado una serie de alegaciones en el registro municipal con las que tiende abiertamente la mano al consistorio ofreciéndole ahora retomar las negociaciones que se iniciaron hace casi un año con el consistorio.

Visto el avance de la expropiación y ante la inminente llegada de las máquinas excavadoras, los responsables del club aceptan ahora ceder el suelo para su reconversión e incluso ofrecen reinvertir parte de la compensación que reciban en la reconstrucción del edificio que durante los últimos años se ha utilizado como bar y restaurante.

"Este club (...) reitera su predisposición a ofrecer la cesión de la parte de la finca comprendida entre el actual edificio y el puente de Piedra, así como la terraza superior, con lo que el ayuntamiento podría ampliar el espacio transitable del paseo Echegaray y Caballero, así como construir y habilitar zona de acceso al embarcadero que igualmente pretende construir el ayuntamiento", dice el texto presentado en el registro general.

El beneficio que obtendría el Club Náutico con esta operación sería la renovación gratuita de las instalaciones y mantener la titularidad que ostentan desde hace casi cincuenta años (una titularidad que el ayuntamiento considera indeterminada al no constar inscrita en el registro de la propiedad como tal y que podría perder si prosperase el proceso expropiatorio iniciado en abril).

La entidad tampoco descarta asumir la remodelación del edificio utilizado como restaurante, cuyo coste recuperaría gracias a las compensaciones que negociase con el ayuntamiento por la cesión del espacio (en caso de que el consistorio acepte esta mano que se le tiende ahora) y renegociando el contrato que mantiene con la empresa hostelera que ha gestionado el restaurante durante los últimos años.

DIFÍCIL VUELTA ATRÁS El ofrecimiento no ha llegado todavía al Área de Alcaldía, no obstante, fuentes de este departamento revelaron que la vuelta atrás no es fácil "políticamente" y puede entrañar dificultades técnicas puesto que el expediente expropiatorio ya está en marcha. "Se estudiará la propuesta por si técnicamente es posible asumirla, aunque todo pasa por que autoricen la ocupación", indicaron desde Alcaldía.

La expropiación arrancó a finales del mes de abril con la aprobación de la lista de bienes y derechos afectados, después de un año de infructuosas negociaciones. La apertura de este expediente y la determinación del ayuntamiento parecen haber influido en la reconsideración de la oferta por parte del club.