Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Teruel, PP y CHA, criticaron, tras conocer la propuesta de ordenanzas fiscales del equipo de gobierno PSOE-PAR, la subida de impuestos, tasas y precios públicos planteada, de un 3,7% --el equivalente al IPC interanual del mes de agosto-- salvo para los impuestos sobre la plusvalía, que quedará congelado.

También conocieron las novedades para el próximo año, como la bonificación para los turolenses que menos agua consuman, al menos en un 10%; o el cobro de una tasa para los camiones, en función de su tonelaje, que circulen por el centro. Otra novedad será la ampliación del límite de ingresos para acogerse a la bonificación del 50% del IBI. Además también se plantean otros impuestos nuevos, como un precio público para los libros que edite el ayuntamiento.

El PP denunció que las tasas e impuestos en esta legislatura hayan subido un 15%, y en el caso del IBI, más de un 25%, "desde que gobernaba el PP sin que esto se traduzca en que los servicios en la ciudad hayan mejorado", apuntó Fernando Guillén.

Por su parte, el concejal de CHA, Pepe Navarro, criticó que ante las próximas elecciones el equipo de gobierno "haya optado por lo más fácil". "No han querido complicarse y han apostado por el IPC interanual de agosto, que es una subida lineal, igual que otros parámetros usados otros años como el IPC previsto en los Presupuestos Generales". Para CHA, ésta "es una subida cómoda que evita el debate y la negociación posterior".

Las ordenanzas fiscales se aprobarán en el pleno municipal que la corporación turolense celebrará este mes de octubre.