No esperamos absolutamnete nada favorable" de la Signatura Apostólica sobre el recurso contra la orden de la Congregación de Obispos que ordenó al Obispado de Lérida entregar al de Barbasro-Monzón las 113 obras de arte procedentes de parroquias aragonesas que retiene, dijo ayer Josep Casanovas, el asesor jurídico de la diócesis catalana en este asunto.

Según señaló "ni por estadística ni por lo que indica la experiencia" sería previsible una resolución contraria a los intereses aragoneses. El Obispado de Lérida es el promotor del recurso, y la Altera Sectio de la Signatura resuelve desestimar cerca del 90% de los pleitos que recibe sin admitirlos a trámite y, por tanto, sin entrar a juzgar el fondo del asunto.

Según informó ayer la web de Radio Huesca, el tribunal ha votado ya el sentido de su resolución, aunque ésta, según confirmaron Casanovas y el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, no ha sido comunicada a las partes en litigio --Lérida y la Congregación de Obispos--.

Según la misma información, el exprelado barbastrense y actual responsable de la Diócesis de Calahorra-Logroño, Juan José Omella, detectó en una reciente visita a Roma que el tribunal vaticano habría decidido respaldar la tesis aragonesa.

Por su parte, fuentes de la DGA mostraron su confianza en que el decreto mantenga la línea de las anteriores decisiones eclesiásticas, todas favorables a la devolución del arte sacro. "Las informaciones que traslada la Iglesia permiten ser optimistas", señalaron. El presidente de la DGA, Marcelino Iglesias, tiene pendiente el anunciado viaje a Roma para tratar el litigio.

Milián, por su parte, se limitó a indicar que su obispado no ha recibido ninguna comunicación, ni oficial ni extraoficial, sobre el sentido de la resolución vaticana. Según sus cálculos, debería conocerse antes de que termine el año.

No obstante, el retorno del arte sacro oscense todavía tiene trabas que sortear. Por un lado, la autorización condicionada --y prácticamnete imposible de ejecutar-- de la Generalitat para su devolución está recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Por otro, el obispo de Lérida tiene lista para firmar una demanda para solicitar al Tribunal de la Rota --el órgano judicial vaticano que entiende sobre los asuntos de propiedad-- que declare quien debe poseer las 113 piezas en litigio.