Mariano Rajoy no opinó, porque no tenía noticias, sobre la información en la que el jefe del instituto forense de Estambul acusó a las autoridades españolas de presionarle para asumir los errores en las identificaciones de 62 militares que murieron en el accidente del Yak-42.