El Grupo de Carteras de la Policía de Zaragoza detuvo a once carteristas en los dos primeros días de esta semana tras sorprenderles cuando desvalijaban a ciudadanos. Los grandes almacenes y el transporte público son el principal campo de operaciones de estos delincuentes, que han llegado en gran número a Zaragoza atraídos por las Fiestas del Pilar.

La principal actuación policial se desarrolló el pasado martes en la estación de autobuses del paseo María Agustín, donde se desarticuló una banda de siete mujeres tras sorprender in fraganti a varias de ellas.

Las delincuentes fueron identificadas en el mismo lugar de los hechos como presuntas autoras de la sustracción de tres carteras y,posteriormente, las reconocieron otras tres víctimas.

Las detenidas son miembros de una familia asentada en Bilbao y con un amplio historial delictivo. Alguna de ellas contaba hasta con 70 arrestos anteriores y una estaba fichada con 17 identidades distintas. Las edades de las sospechosas oscilan entre 60 y 20 años y las mayores enseñan el oficio a las más jóvenes, dos de las cuales no contaban con antecedentes.

EL SANTERO Uno de los delincuentes detenidos estos días, el chileno Aristóbulo L. C., es una persona conocida de los policías, ya que ha sido detenido anteriormente en Zaragoza, ciudad que suele visitar en época de fiestas.

El detenido es un carterista con una técnica muy refinada y una persona muy peculiar, ya que, para ahuyentar a los policías, siempre va cargado de ajos y de estampas de santos. Aristóbulo es un especialista en sustraer carteras en autobuses urbanos y, pese a las medidas protectoras que emplea, no evitó ser detenido por los agentes, que le habían sometido a una estrecha vigilancia desde que se detectó su presencia en la ciudad.

El pasado día 9 también se detuvo a un joven colombiano, Alberto L. G., de 27 años, que ya había sido arrestado en otra ocasión por un robo con violencia. Fue sorprendido cuando actuaba en una grandes almacenes, donde había sustraído la cartera a una cliente.

Ese mismo día fue detenida una pareja de bolsilleros --especializados en sustraer efectos de bolsos--, que acababan de robar la cartera a una mujer en una cafetería próxima al paseo Independencia. Los sospechosos, de origen rumano, declararon que habían llegado de Italia.

En estas fechas también han sido arrestados unos menores de la misma procedencia que la pareja anterior, dedicados a sustraer efectos de todo tipo. Se presentan como miembros de una inexistente asociación de sordomudos que recogen firmas a favor de la misma y aprovechan los descuidos de los firmantes para robarles.